El delegado del Área de Salud, Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Javier Barbero, ha presentado esta mañana en Junta de Gobierno un proyecto contra la soledad no deseada, incluida dentro del Plan “Madrid ciudad de los cuidados”. Se trata de un proyecto piloto que, con carácter experimental, permita afrontar lo que algunos investigadores han llegado a presagiar como la epidemia en el Primer Mundo hacia el 2030: el sentimiento de soledad o la percepción de estar aislado.

La implementación del proyecto piloto –que va dirigido a personas mayores de 18 años- se llevará a cabo en los barrios de Almenara (Tetuán), donde se atenderán a 9.036 personas, y en Trafalgar (Chamberí), con 8.179 personas. El programa se ejecutará entre 2017 y 2019 y tiene un presupuesto total de 495.000 euros.

Finalidad

El proyecto tiene tres objetivos fundamentales: 1) promover en el barrio una red de apoyo informal que ayude a identificar y combatir situaciones de soledad no deseada y aislamiento social; 2) facilitar la vinculación de las personas que se sienten solas con la red social del barrio, promoviendo su participación en los recursos (públicos y privados) disponibles; 3) coordinar y visibilizar todos los recursos y proyectos de los barrios objeto de actuación (públicos y privados) que pueden suponer oportunidades de encuentro para las personas que se sientan solas y ejercer un efecto positivo sobre su estado de salud.

Todas estas acciones, que se implementarán entre 2017-2019, será llevadas a cabo de forma interdisciplinar entre las áreas de Salud, Seguridad y Emergencias; Equidad, Derechos Sociales y Empleo; Desarrollo Urbano Sostenible; Medio Ambiente y Movilidad, Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social, Cultura y Deportes, las juntas municipales de los distritos de Tetuán y Chamberí.

También se trabajará con la FRAVM (Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid) y con entidades sociales que trabajan en estos barrios, como la Fundación Rais, Los Camilos, Fundación Alicia y Guillermo, Amigos de los Mayores, Teléfono de la Esperanza y la Cooperativa Indaga.

Datos preocupantes

En Madrid, según una encuesta realizada en junio de este año, el 6,8% de las personas mayores de 18 años se sienten solas con frecuencia, lo que significa que más de 180.000 personas estarían experimentando una situación de soledad no deseada.

La sensación de una persona de sentirse sola puede acarrear efectos negativos sobre la salud y el bienestar, como aumentar el riesgo de sedentarismo, trastornos del sueño, llevar una alimentación inadecuada, padecer más caídas o ingresos hospitalarios e incluso aumenta el riesgo de demencia y deterioro cognitivo, entre otros.

En cambio, los efectos positivos de prevenir son muchos. Alivia el sufrimiento y mejora la calidad de vida de las personas; tiene un elevado retorno social puesto que implica un ahorro en recursos de salud y sociales; y beneficia a las comunidades locales puesto que contribuye a generar y regenerar lazos sociales y comunitarios, entre otros aspectos.

Madrid, ciudad de los cuidados

El delegado del Área de Salud, Seguridad y Emergencias, Javier Barbero, ha destacado la necesidad de “otro enfoque en temas como este” y “una nueva política de los cuidados en la que las instituciones y las comunidades se impliquen por igual”. El plan “Madrid ciudad de los cuidados” (MCC), cuya presentación pública se hará a lo largo del próximo trimestre, quiere crear las condiciones básicas para que la ciudadanía pueda cuidar y también cuidarse a sí misma. Se trata de garantizar los mínimos recursos para sostener la vida, garantizar la igualdad, tanto de género como territorial, en los cuidados.

El Plan MCC contempla cuatro ámbitos en torno a los que articular la política de los cuidados de la administración municipal:

  • La ciudad que cuida el espacio público y la vida en común: cuidado del sentimiento de comunidad; cuidado de la seguridad y cuidado de la salud ambiental.
  • La ciudad que administra con cuidado: servicios amigables, inclusivos y de calidad; el cuidado de los servicios en el barrio y el cuidado de la alianza con el tercer sector y la ciudadanía organizada.
  • La ciudad sensible a la vida cotidiana (malestares/bienestares): cuidado de las personas en situación de dependencia, con diversidad funcional o vulnerable; apoyo al cuidado en la cotidianidad; cuidado en los momentos críticos vitales y prevención y promoción de la salud (cuidado personal, promoción de estilos y modos de vida saludables).
  • La ciudad que incorpora los cuidados en el sistema productivo: el cuidado como fuente de empleo y de economía social y solidaria y el cuidado de las personas empleadas y en situación de desempleo.

Metodología y elaboración del plan

La elaboración del Plan MCC 2016-2019 ha sido producto de un método participativo, contando con los distintos actores implicados, internos y externos. Un ejemplo de producción de políticas públicas. La metodología esencial de trabajo dentro de “Madrid Ciudad de los Cuidados” han sido los Grupos de Trabajo Transversal y los Grupos de Trabajo Híbridos que han abordado con carácter multidimensional, interdisciplinar e innovador retos concretos, identificados en el Diagnóstico del Mapa de los Cuidados.