El Plan de Inmigración de la Comunidad de Madrid priorizará la integración de los hijos de inmigrantes

La Comunidad de Madrid está ultimando el Plan de Integración de Inmigrantes 2017-2021, que será aprobado en próximas semanas y dará prioridad a la integración de los hijos de inmigrantes y al freno de la radicalización.

Según los datos del último Barómetro de Inmigración, el 90,5% de los extranjeros residentes de la Comunidad de Madrid (tres puntos más que en el anterior Barómetro) se sienten integrados en la sociedad.

“En la Comunidad de Madrid creemos que la integración de los inmigrantes enriquece a nuestra sociedad, y nuestra obligación como Administración es poner a su disposición todos los recursos necesarios para facilitar dicha integración”, ha destacado el consejero de Políticas Sociales y Familia, Carlos Izquierdo, durante una visita al CEPI de Collado Villalba, donde ha explicado que el Plan de Inmigración tiene como objetivos fomentar las medidas de acogida y la integración cívica de inmigrantes, así como afianzar la integración social alcanzada en los últimos años.

El Plan de Inmigración contará con diversas medidas para reforzar la coordinación de las redes de servicios públicos, optimizar los recursos disponibles, impulsar el conocimiento de la realidad de una inmigración asentada, o fomentar la participación activa de la población inmigrante. Asimismo, se promoverán programas específicos de apoyo a la mujer inmigrante, y se fortalecerán las políticas de formación laboral.

Intercambio cultural en los CEPI
La Comunidad de Madrid cuenta con ocho Centros de Participación e Integración (CEPI) distribuidos por toda la Región, unos lugares de encuentro para todos los madrileños, sea cual sea su nacionalidad, donde pueden tener acceso a diversas actividades como cursos de formación, asesoría jurídica, talleres de búsqueda y mejora de empleo, variados programas culturales y actividades deportivas. “En los CEPI se facilita el intercambio cultural y la convivencia entre los nuevos madrileños y los de siempre”, ha explicado Izquierdo.

Estos centros, pioneros en Europa, cuentan con actividades específicas para niños, jóvenes y mujeres, así como otras generales para todos sus usuarios, de cualquier nacionalidad, incluyendo la española. Atienden cada año a una media de 100.000 personas, con las que se realizan 330.000 acciones, a través de talleres o formaciones ocupacionales.

Dichos recursos disponen de asesoría individualizada en las áreas psicológica, jurídica y laboral. Asimismo, desarrollan actividades de formación y orientación en la búsqueda de empleo como curso para la elaboración de un currículo y una entrevista, curso para la búsqueda activa de empleo a través de las redes sociales, talleres para el desarrollo de habilidades sociales, cursos de enseñanza del español, capacitación para el cuidado de personas dependientes y mayores o cursos en el sector de la hostelería.

 

Deja un comentario