Nuevo accidente grave en la empresa de Leganés en la que murió un trabajador la semana pasada

CCOO denuncia que el pasado viernes 8 de septiembre se produjo un accidente laboral grave en la empresa “Explotaciones avícolas José Luis Redondo S.A.”, la misma que tres días antes había sido protagonista por el fallecimiento de un operario de mantenimiento.

“Según los pocos compañeros que se atreven a hablar de lo sucedido por miedo a represalias, el accidente se produjo mientras se reparaba una bomba hidráulica en un sitio sin apenas luz y en condiciones inseguras”, explican en un comunicado desde CCOO.

Al parecer, el operario de mantenimiento recibió el impacto de un compuesto de vinagre con sosa a presión en el rostro mientras reparaba una bomba que daba suministro a las líneas de trabajo. El trabajador fue trasladado al Hospital Severo Ochoa donde le ingresaron por fuertes quemaduras tanto en la piel como en los ojos.

Apenas tres días antes, en esta misma empresa había que lamentar la muerte de otro operario de mantenimiento al quedar atrapado en una de las máquinas que tiene el matadero avícola de Leganés. Además de concentrarse en la puerta del Ayuntamiento de Leganés donde acudieron más de un centenar de personas, CCOO ha vuelto a denunciar “la falta de medidas de seguridad y se personará en la jurisdicción penal”.

Para el sindicato, “si en el accidente mortal del martes se aludía a que se podía haber evitado, en esta ocasión no es distinto. El lugar del accidente no contaba con una mínima iluminación, que sumado a que no se señalizó la zona de forma adecuada provocó que se accionase involuntariamente por parte de una tercera persona la llave de paso que abre el caudal de la bomba”.

Según denuncian, el empresario en esta ocasión “tampoco se ha puesto en contacto con los delegados de prevención al igual que en el accidente mortal, donde a día de hoy, sigue sin haber comunicación entre la empresa y la representación legal de los trabajadores. Es más, el martes por la tarde después de que se reanudara la actividad en la empresa, el empresario llamó a toda la plantilla para que se incorporasen inmediatamente y recuperasen el tiempo perdido por el accidente, obligándoles a trabajar fuera de su jornada y hasta las doce de la noche, sin abonarlo de forma extraordinaria”.

“Ante la intolerable actitud del empresario -CCOO exige- acciones inmediatas por parte de las autoridades de forma que se garantice la seguridad de la plantilla, que se destinen más recursos en materia de prevención y que se realicen más inspecciones en los centros de trabajo”.

CCOO “no escatimará esfuerzos en seguir combatiendo actitudes empresariales que priman su beneficio económico por encima de la salud de las personas y que sustentan estas prácticas en el miedo de las plantillas a perder el empleo por culpa del panorama de crisis y por los efectos de la reforma laboral”.

Para CCOO de Madrid, este nuevo accidente, al igual que el mortal del martes anterior, “evidencian un absoluto desprecio de la empresa hacia la salud y la vida de su plantilla. La intolerable actitud del empresario hace que exijamos acciones inmediatas por parte de las autoridades de forma que se garantice la seguridad de la plantilla, que se destinen más recursos en materia de prevención y que se realicen más inspecciones en los centros de trabajo”.

Se da la circunstancia de que además de la denuncia interpuesta por la Federación de Industria, la empresa ya había sido denunciada en diciembre de 2016 por la sección sindical de CCOO de la Consejería de Sanidad por las deficiencias encontradas en el puesto de trabajo de los veterinarios que realizan su trabajo en la citada empresa.

CCOO ha puesto en conocimiento de la Inspección de Trabajo este nuevo accidente y va a pedir una investigación exhaustiva de la gestión de la prevención en todos sus aspectos, tanto técnicos como de participación. Asimismo va a hacer un seguimiento diario de los acontecimientos y “va a ser inflexible en la depuración de responsabilidades, tanto en la vía administrativa como penal”.

Deja un comentario