Comienzan las obras de la I fase de renaturalización del río Manzanares

  • El primer paso será la eliminación de parte de la escollera superior y las especies vegetales que no son autóctonas.
  • La revegetación del talud y la plataforma superior se realizará con 1224 árboles, 3255 arbustos y 12.372 estaquillas.
  • Entre las especies a plantar destacan los olmos comunes, actualmente desaparecidos de las riberas de los ríos a causa de la grafiosis, y los alisos, cuya presencia en ríos ha disminuido notablemente.
  • Fresnos, álamos blancos, majuelos, saúcos, rosas silvestres, tarays y sauces son otras de las especies que se plantarán en esta fase del proyecto.
  • Se han iniciado experiencias de cría en cautividad en las instalaciones de la depuradora de Viveros con tres especies de peces: colmilleja, bermejuela y boga de río, que posteriormente se reintroducirán en el río Manzanares.



Pasado un año desde que se abrieran de forma permanente las compuertas del río Manzanares, el Ayuntamiento de Madrid va a iniciar las obras de la primera fase de renaturalización del río a su paso por la ciudad, en el tramo situado entre los puentes de los Franceses y de la Reina de 1,3 kilómetros de longitud, con un presupuesto de 628.502,73 euros.

La renaturalización del río Manzanares a su paso por la ciudad forma parte del proyecto Madrid + Natural, incluido en el Plan A de Calidad del Aire y Cambio Climático, con el que el Ayuntamiento de Madrid quiere preparar a la ciudad en su adaptación al cambio climático mediante actuaciones basadas en la naturaleza. El objetivo es incrementar la biodiversidad urbana, crear un corredor verde, aumentar la conectividad natural del río con los espacios naturales del norte y sur de la ciudad cumpliendo con la normativa en vigor.



Los trabajos, a cargo de la Dirección General de Gestión del Agua y Zonas Verdes, perteneciente a Área de Gobierno de Medio Ambiente y Movilidad, consistirán en la eliminación de una parte de la escollera superior, revegetación del talud y de su plataforma superior con especies de ribera y eliminación de las especies vegetales alóctonas.

Más de 16.500 plantas

Para llevar a cabo esta primera fase del proyecto se van a retirar 1474 metros cúbicos de escollera. La parte que no se retire se cubrirá con tierra vegetal. Se eliminarán las especies alóctonas como el árbol de cielo o ailanto, incluida en el Catálogo Español de Especies Exóticas Invasoras.

La revegetación consistirá en la plantación de 16.831 plantas, de las que 1244 serán árboles, 3235 arbustos y 12.372 estaquillas. Se plantarán especies de ribera como fresnos, olmos, álamos blancos, alisos, majuelos, saúcos, rosas silvestres, tarays y sauces. Destaca la introducción del olmo común (Ulmus minor) entre las plantaciones, especie desaparecida de las riberas de los ríos a causa de la grafiosis, y los alisos cuya presencia en los ríos ha disminuido notablemente. Las plantaciones se iniciarán el próximo otoño-invierno.



La obra se completará con la instalación de 2329 metros de barandilla en ambas márgenes del río.

Un río más natural

La integración paisajística del río en la ciudad, la mejora de ecosistemas ribereños y de la conectividad lateral del cauce con sus riberas, así como la mejora de la continuidad de los caudales y sedimentos han sido los principales objetivos de este proyecto desarrollado por el Ayuntamiento de Madrid en colaboración con Ecologistas en Acción mediante un convenio.

El primer paso en devolver su carácter natural al río comenzó el verano pasado con la apertura progresiva de las presas. Esta primera actuación ha permitido la creación de barras de sedimentos e islas que dan cobijo a distintos tipos de animales y plantas. En el tramo urbano, la vegetación herbácea se ha desarrollado de manera espectacular, creándose islas compactas formadas mayormente por eneas, aunque también se ha observado que en alguna de estas islas están creciendo de manera espontánea álamos blancos, chopos y sauces, especies autóctonas de ribera del río Manzanares.



En lo referente a la fauna, se puede hablar de una auténtica explosión de vida en el río Manzanares. Las aves, atraídas por los nuevos ecosistemas fluviales, han incrementado su población tanto en número como en diversidad de especies. Se pueden observar ahora diferentes especies de aves acuáticas como el ánade real, la gallineta, la garza real, la garceta común, el martinete, distintos tipos de gaviotas, la agachadiza común, el chorlitejo chico, el andarríos chico, el martín pescador, el cormorán grande, la oca del Nilo, etc.

También gracias a las condiciones fluviales más naturales, es llamativo el desarrollo de la fauna piscícola, pues están criando varias especies de peces. En los muestreos realizados por el Ayuntamiento se ha detectado la presencia del gobio, alburno, carpa, carpín, pez gato, gambusia y, sobre todo, de barbo, especie autóctona de nuestros ríos, que ha pasado a ser la especie dominante a lo largo del todo el tramo urbano. Se trata de una prueba evidente de que, como consecuencia de la renaturalización, actualmente la población piscícola del río está mejor que nunca pues los peces han vuelto a criar en este tramo del Manzanares.



En la línea de actuación de recuperación de morfología, vegetación y fauna, el Ayuntamiento de Madrid va a reforzar, en todo el tramo urbano del río Manzanares, las poblaciones piscícolas autóctonas cuya presencia se ha visto mermada en las últimas décadas y que pueden beneficiarse de la actual recuperación de hábitats fluviales. Con la colaboración de científicos del Museo de Ciencias Naturales, se han iniciado experiencias de cría en cautividad, en las instalaciones de la ERAR de Viveros, con tres especies de peces: colmilleja, bermejuela y boga de río, que posteriormente se reintroducirán en el río Manzanares.

Descargas:

Deja un comentario