Comunidad de Madrid y Ayuntamiento de Madrid acuerdan un protocolo sobre menores en acogimiento

La Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento de Madrid han suscrito hoy un protocolo de colaboración para la incorporación familiar y el tránsito a la vida adulta de menores con medida de protección que se encuentran en acogimiento residencial, que ha sido presentado por el Consejero de Políticas Sociales y Familia regional y la concejala del Área de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, en el marco de unas Jornadas sobre la incorporación familiar y el tránsito a la vida adulta de los jóvenes en acogimiento residencial.




El objetivo de este acuerdo es garantizar la atención de estos menores al cumplir la mayoría de edad, una vez que abandonen la residencia infantil y regresen a vivir con su familia de origen. Para ello, se pretende establecer un sistema ágil de derivación y coordinación entre profesionales de Comunidad y Ayuntamiento, de manera que el tránsito a la vida adulta de los menores se realice con garantías de inclusión social, procurándoles el apoyo y los recursos que se estimen necesarios.

La Comunidad de Madrid dispone de un Plan de Autonomía para jóvenes de entre 16 y 21 años, tutelados y ex tutelados, que les permite atender las necesidades de preparación para la vida independiente, garantizándoles el acompañamiento educativo y las prestaciones que puedan necesitar hasta su emancipación.

El consejero, Carlos Izquierdo, ha destacado la importancia de seguir acompañando a estos jóvenes en el comienzo de su vida adulta, ofreciéndoles los recursos necesarios tanto a nivel personal como formativo y laboral.




Reincorporación familiar de los jóvenes
Por parte del Ayuntamiento de Madrid, todos los casos de adolescentes con medida de acogimiento residencial contarán, con carácter general, con expediente en servicios sociales municipales, tanto en Atención Social Primaria como en su Centro de Atención a la Infancia de referencia, así como con un Proyecto de Apoyo Familiar (PAF) ya elaborado que requerirá su revisión y adaptación a la nueva situación de salida del centro de protección y regreso al hogar familiar.

Cuando el menor cumpla los 16 años y esté prevista su inclusión en el Programa de Autonomía Personal 16-18, el director del centro residencial correspondiente informará al Centro de Atención a la infancia del distrito de residencia de la familia para la incorporación al Proyecto de Apoyo Familiar de los nuevos objetivos diseñados en el proyecto educativo individualizado elaborado en la residencia.




Desde los servicios sociales municipales se pondrán en marcha las actuaciones necesarias para completar el proceso de emancipación, y atender a los jóvenes y sus familias en el domicilio familiar para superar las dificultades de la reunificación y convivencia familiar. Para ello, disponen de Centros de Atención de Infancia y Centros de Servicios Sociales, y un Programa de Apoyo Socioeducativo y Prelaboral de Adolescentes.

 

Deja un comentario