La Comunidad de Madrid instalará desfibriladores en todas las sedes judiciales de la Región

La Comunidad de Madrid va a instalar desfibriladores en todas las sedes judiciales de la Región, dentro del Plan de choque para las infraestructuras judiciales. En la actualidad, cuentan con desfibriladores las sedes judiciales con mayor afluencia de público. Con la medida anunciada por el consejero de Justicia en la Asamblea de Madrid, todas las sedes judiciales pasarán a disponer, al menos, de un desfibrilador.




El consejero de Presidencia, Justicia y Portavoz del Ejecutivo regional, Ángel Garrido, ha adelantado durante la sesión de control en la Asamblea de Madrid que está prevista la publicación inminente, en el Boletín Oficial de la Unión Europea, del anuncio para contratar 127 desfibriladores semiautomáticos externos y la formación básica sobre el funcionamiento de los equipos, por importe de 273.050 euros.
“La seguridad es un elemento esencial en la toma de cualquier decisión y, en materia de Justicia, es un aspecto prioritario en el que trabajamos con especial interés”, ha señalado Garrido, que ha recordado “la importancia de adoptar medidas de este tipo para mejorar la asistencia sanitaria y la primera respuesta asistencial ante una parada cardíaca que pueda producirse en una sede judicial”.




Plaza de Castilla, Capitán Haya, Santiago de Compostela, Princesa nº3, Julián Camarillo, Manuel Tovar y el Registro Civil Único, las sedes judiciales con mayor afluencia de público en la Comunidad de Madrid, cuentan ya con desfibriladores, pero con la medida anunciada hoy todas las sedes judiciales pasarán a disponer, al menos, de un desfibrilador. El número se ampliará con un desfibrilador más por cada 500 usuarios que haya en la sede judicial, contando tanto trabajadores como público.

Comunidad de Madrid cardioprotegida
La Comunidad de Madrid ultima un decreto para convertir a la Región en la primera autonomía cardioprotegida, gracias a la instalación obligatoria de desfibriladores en espacios públicos. Cuando esta medida entre en vigor, deberá haber desfibriladores en espacios como grandes establecimientos comerciales y minoristas, en aeropuertos y estaciones de autobuses, ferrocarril y Metro con elevada afluencia de personas. También en establecimientos públicos con un elevado aforo y en determinados edificios de las Administraciones Públicas de grandes poblaciones y con un número alto de usuarios, entre otros.

Deja un comentario