Almeida propone a Carmena un decálogo de medidas urgentes, con una bajada drástica de impuestos

  • Plantea soterrar la Calle 30 a la altura del Calderón y un túnel en Santa María de la Cabeza para crear un “mini Madrid Río” entre Usera y Carabanchel.
  • Abre la posibilidad de lanzar un ultimátum a las concesionarias de limpieza con posibilidad de rescisión de contratos si incumplen los contratos.
  • Defiende la necesidad de nombrar a un responsable único de Tráfico que coordine la política de movilidad del Ayuntamiento
  • Propone crear un cheque guardería y otro para personas mayores, introducir el bilingüismo en escuelas infantiles y elaborar un plan deportivo municipal.
  • El portavoz del PP habla de recuperar la “dignidad” que el Ayuntamiento ha perdido con las “okupaciones” y la vulneración sistemática de la ley.




El portavoz del Grupo Municipal del PP en el Ayuntamiento de Madrid, José Luís Martínez Almeida, cuestionó hoy la política realizada por Manuela Carmena en sus primeros dos años de mandato y planteó una alternativa “realista y constructiva” al Ejecutivo de Ahora Madrid, durante su intervención en el Debate del estado de la Ciudad.

Almeida, que ‘se estrenaba’ en el debate como portavoz de su grupo tras la dimisión de Esperanza Aguirre, de la que destacó “su compromiso con el servicio público durante los más de 30 años de carrera política en diferentes responsabilidades de gestión”, detalló un decálogo de propuestas que el PP pondría en práctica con urgencia en sus primeros 100 días de Gobierno en el Palacio de Cibeles.

Estas primeras decisiones pasarían, fundamentalmente, por una “bajada drástica” de impuestos, un ultimátum “con posible rescisión de contratos” con las empresas concesionarias de limpieza que incumplieran los pliegos y el nombramiento de un responsable único de circulación del que ahora carece el Ayuntamiento de la capital, “algo inconcebible y que no había ocurrido nunca” en una ciudad por la que transitan diariamente miles de automóviles.

Además, entre las actuaciones urgentes que llevaría a cabo su partido en sus primeros 100 días de Gobierno, estaría plantear el soterramiento de Calle 30 a su paso por el estadio Vicente Calderón; la construcción de un túnel en Santa María de la Cabeza que descogestionara el tráfico en la zona con la creación de un “mini Madrid Río” entre Usera y Carabanchel; la creación de un cheque guardería así como otro para personas mayores en residencias; la introducción del bilingüismo en escuelas infantiles del Ayuntamiento y la elaboración de un plan deportivo municipal.




Recuperar la dignidad

El dirigente popular planteó recuperar “la dignidad que el Ayuntamiento de Madrid ha perdido en sus dos años de gobierno por la vulneración sistemática de la ley y las reglas del juego democrático”. Aquí Almeida ofreció todo un repertorio de ejemplos: “el continuo apoyo de los concejales a las denominadas “okupaciones” de espacios públicos; la cesión de instalaciones municipales a quienes quieren “romper España”; los insultos de algún concejal a la Policía y, por ejemplo, el uso torticero de los recursos municipales para interponer “denuncias falsas”, recientemente ha ocurrido con el caso del Open de Tenis de Madrid”.

Durante su intervención, que fue seguida por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, y los consejeros regionales de Presidencia y Medio Ambiente, Ángel Garrido, y Jaime González Taboada, respectivamente, Martínez Almedia se mostró especialmente crítico con la alcaldesa, a quien afeó “el incumplimiento sistemático de los acuerdos adoptados en los plenos municipales, como ha ocurrido con la bajada del IBI, la creación de la oficina contra el odio, los nombres de las calles, las medidas adoptadas para evitar okupaciones, la fiscalización de los contratos menores o la creación de una comisión de vigilancia de la gestión municipal”.

Más suciedad, más contaminación y más inseguridad

Almeida utilizó la primera parte de su intervención para describir la situación en la que se encuentra la capital dos años después de la llegada al Palacio de Cibeles de Ahora Madrid. “Más suciedad, más contaminación y más inseguridad”, fueron los tres mantras que repitió para definir la situación de una ciudad que, a su juicio, es víctima del “clientelismo” propiciado por el Ejecutivo de Carmena.




Y es que para Almeida es un “escándalo” que, a través de los contratos menores, “se esté premiando a amigos y empresas afines que apoyaron a Ahora Madrid durante la campaña electoral”, y que la partida de subvenciones haya crecido un 220% y las adjudicaciones “a dedo” se hayan duplicado en dos años, pasando de 16 a 32 millones. En este contexto, tildó de “desastre” la gestión económica de Carmena y definió la política de la alcadesa “como la más ineficaz” de la historia del Ayuntamiento.

Asimismo, recordó que hoy en Madrid “hay más atascos” que cuando Ahora Madrid llegó al Ayuntamiento, que la contaminación ha batido todos los récords, que las familias reciben ahora dos millones menos en ayudas para situaciones de necesidad y que el Gobierno ni siquiera ha sido capaz de crear “una sola plaza nueva” en los centros de día.

Medidas urgentes en todos los campos

Para solucionar esta situación de parálisis y retroceso, Almeida propuso a Carmena un decálogo de medidas urgentes en todos los campos y materias: desde actuaciones económicas y fiscales, hasta otras relativas al medio ambiente, el tráfico, el urbanismo, la cultura y el deporte.

Así, el PP pide reducir el tipo general del gravamen del IBI al 0,4%, que es el mínimo que permite la Ley de Haciendas Locales. También que se suprima la Tasa de Residuos Urbanos, la de cajeros, el Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) y el de Plusvalías, siempre del marco de revisión de la financiación de las entidades locales que el Gobierno de la Nación está tramitando. “Y, por supuesto, no crearía una Tasa Turística como en alguna ocasión se ha planteado este Gobierno”, indicó.




Almeida abogó por llevar a la práctica la “inmediata descentralización de competencias en los distritos”, para permitir, por ejemplo, que las Juntas tuvieran presupuesto y capacidad para realizar proyectos de obra pública, así como un importante paquete social que incluiría “ayudas para las familias a través de cheques”, tanto para usuarios de centros de día, como emprendedores y guardería. En relación a las Escuelas Infantiles, el portavoz popular desarrollaría el bilingüismo “en colaboración con la Comunidad de Madrid”.

En materia de Medio Ambiente, Almeida se mostró tajante: cumplimiento estricto de los contratos integrales de limpieza y en caso de incumplimiento: resolución de los mismos. “Dejen ya el conchabeo con las empresas”, espetó a Carmena el dirigente popular quien, además, se mostró partidario de estudiar “bonificaciones fiscales” a los vehículos no contaminantes, de que ningún alcorque se quede sin su árbol y a la creación de pasillos verdes “que unan los grandes parques” de Madrid.

Soterramiento y un mini Madrid-Río

Respecto a la movilidad, Almeida defendió la necesidad de nombrar un único responsable de circulación en Madrid, con competencias exclusivas en la materia. A su juicio, en Madrid hoy hay más atascos que hace dos años y la ciudad ha pasado de ocupar el puesto 112 en el ránking de ciudades con más atascos al 80. Precisamente para mejorar la fluidez del tráfico, el popular propuso proyectar las obras de soterramiento de la M30 a su paso por el Calderón y la construcción de un túnel en Santa María de la Cabeza para crear en su superficie “un mini-Madrid Río” entre Usera y Carabanchel.

Almeida no se olvidó en este decálogo de actuaciones urgentes de su “apuesta real” por el deporte de base, con la remodelación de instalaciones deportivas básicas, así como del arreglo de compuertas de Madrid Río y el llenado por tramos del Manzanares para la práctica deportiva del remo.




Situación sin precedentes en Cultura

En materia cultural Almeida criticó el uso ideológico y propagandístico desplegado por Carmena, así como la “situación sin precedentes” que vive el tejido cultural municipal, que ha sufrido más que ningún otro, “la lucha interna entre los diferentes sectores políticos que conforman la plataforma de Ahora Madrid”. “Hemos pasado de una Cultura para todos a una Cultura para unos pocos”, sentenció Almeida, quien apostó por replantearse “de inmediato” algunas de esas políticas culturales, creando, por ejemplo, un Centro de Interpretación del Siglo de Oro en Madrid y potenciando toda la apuesta cultural de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *