La Comunidad de Madrid dona 234 variedades de vides al Real Jardín Botánico originarias de esta institución

  • Muchas de estas variedades llegaron desde el Botánico a la finca El Encín en 1951 para completar su colección y ahora retornan al Jardín gracias a los cuidados del IMIDRA para reponer la pérdida de cepas por la edad.
  • El director del RJB, Jesús Muñoz, ha recibido los ejemplares del consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada que para el Botánico tiene un importante valor educativo y de conservación.




La Comunidad de Madrid ha donado 234 variedades de vides al Real Jardín Botánico (RJB), que serán plantadas en el emparrado donde originalmente figuraba la colección y que, en parte, ha ido desapareciendo por diversas causas a lo largo de los años. El consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Jaime González Taboada, ha sido el encargado de hacer entrega de las plantas, procedentes de la colección que posee el Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Rural, Agrario y Alimentario (IMIDRA) en su finca “El Encín”, al director del RJB, Jesús Muñoz.

Entre las vides cedidas destacan, por ejemplo, las 63 variedades minoritarias de vinificación, muchas de ellas en peligro de extinción, 17 de vinificación extranjera, 49 variedades de uva de mesa tradicionales y también algunas más modernas de sabores especiales, 83 variedades cultivadas en España y, por último 22 porta injertos que evitarán una posible plaga de filoxera.




“La donación tiene un doble valor para el Jardín Botánico. Desde el punto de vista educativo nos permite mostrar al público variedades que se utilizan, por ejemplo para hacer vino de mesa o para obtener pasas, y desde el lado conservador nos permite mantener variedades autóctonas minoritarias del uso tradicional en la cultura del vino y de distintas regiones vinícolas”, ha señalado el director del Real Jardín Botánico, Jesús Muñoz.

Muchas de estas variedades llegaron precisamente desde el Botánico a la finca El Encín en 1951 para completar su colección y ahora, con el paso del tiempo y gracias a los cuidados del IMIDRA, permiten reponer las vides que la institución botánica ha ido perdiendo por la edad de las cepas. En el año 1998 ya se hizo una primera entrega, que se amplía ahora para completar la plantación histórica del Botánico.




Colecciones históricas

Esta actuación ha sido posible, pues, gracias a  la colección de vides que posee el IMIDRA en su finca de El Encín, más de  3.530 ejemplares que la convierten en la mayor y más antigua de toda España y la tercera del mundo. Una colección que se complementa  con el Banco de Germoplasma de Vid que también gestiona el IMIDRA.

La donación de los ejemplares y la plantación simbólica de uno de ellos se ha llevado a cabo en el emparrado del Jardín Botánico que rodea la terraza del Plano de la Flor. De hierro forjado, construido en 1786, sirve de apoyo a la colección de las variedades de vid de Simón de Rojas Clemente, quien estableció el primer método científico de variedades de vid, disciplina a la que denominó Ampelografía.

Su método fue seguido por toda la comunidad científica internacional y sigue vigente hoy en día. Su herbario, creado en 1802 y considerado el más antiguo del mundo en cuanto a variedades de vid cultivadas se refiere, se conserva en el Real Jardín Botánico.

Deja un comentario