Madrid se convierte en la primera ciudad en España en contar con un Plan Estratégico de Derechos Humanos

  • Madrid es la primera ciudad española en dotarse de un plan que establece las líneas a seguir para garantizar el cumplimiento de todas las obligaciones municipales desde un enfoque de derechos humanos.
  • Con la aprobación del plan se constituye una mesa municipal de Derechos Humanos, con representantes de todas las áreas de Gobierno, que coordine su implantación en los servicios y programas del Ayuntamiento de Madrid.
  • Se creará un Foro por los Derechos Humanos, abierto a toda la sociedad civil, que de forma periódica realizará el seguimiento y evaluación del plan.




Madrid se convierte en la primera ciudad en España en contar con un Plan Estratégico de Derechos Humanos, que establece las líneas de acción a seguir para garantizar el cumplimiento de todas las obligaciones municipales dentro del respeto y la promoción de los derechos humanos.

Tras un largo proceso de elaboración, abierto y participativo, en el que el Ayuntamiento de Madrid ha contado con las aportaciones de más de 2.000 personas, la Junta de Gobierno, reunida en la mañana de hoy, 16 de febrero, ha aprobado definitivamente este plan, que tiene una vigencia de tres años, hasta diciembre de 2019.

Mauricio Valiente, tercer teniente de alcalde y responsable del plan, ha recordado que Madrid es, desde hace un año, miembro activo de la Comisión Internacional de Ciudades por los Derechos Humanos de Naciones Unidas. Lo que, sumado a la adopción del Plan Estratégico de Derechos Humanos, “convierte a Madrid en un referente internacional en la promoción y protección de los derechos humanos desde los Gobiernos locales, una de las principales preocupaciones de la ONU desde hace años”, ha añadido Valiente.

Con el objeto de coordinar e impulsar la implementación del plan en todos los servicios del Ayuntamiento, se pone en marcha una Oficina de Derechos Humanos y Memoria que impulse la ejecución de los contenidos del plan de forma transversal.

Igualmente, Valiente ha anunciado la constitución de una Mesa municipal de Derechos Humanos, con representantes de todas las áreas de Gobierno. En este sentido, también está prevista la creación de un Foro por los Derechos Humanos, abierto a toda la sociedad civil, que de forma periódica realizará el seguimiento y evaluación del plan.




Plan Estratégico de DDHH

El documento aprobado hoy contempla 22 metas en la protección y promoción de derechos humanos, reunidos en cinco secciones diferenciadas. De esta manera, el Ayuntamiento de Madrid se compromete a hacer efectiva, a través de más de 300 líneas de actuación, la protección de los derechos humanos de la ciudadanía madrileña en el ámbito de sus competencias. Cada una de esas metas se desgranan, de forma concreta y específica, en diversos objetivos estratégicos que van a reforzar la actuación municipal frente a sus principales desafíos desde la perspectiva de derechos humanos.

Dentro de la primera sección del plan, cuyo objeto es “avanzar hacia una ciudad que contribuya a garantizar los derechos civiles y políticos, se recoge la necesidad de considerar a la ciudadanía como titular de derechos (y no solo como beneficiaria de políticas municipales), frente a la cual el Ayuntamiento debe rendir cuentas. Para ello se fomentará la participación directa en las políticas municipales y se mejorará el acceso a la información pública a través de una estrategia de transparencia y gobierno abierto”.

Dentro de la primera sección, el plan también establece “medidas para continuar realizando una gestión policial municipal próxima, eficaz, transparente y centrada en el respeto y la protección de los derechos humanos, con especial atención a los delitos del odio y la atención a las víctimas de los colectivos sociales más vulnerables”.

Como parte de la sección dedicada a los derechos civiles y políticos está el apartado relacionado con los derechos de las víctimas de violaciones de derechos humanos cometidas en Madrid en el contexto de la Guerra Civil y la dictadura franquista, así como los derechos de las víctimas del terrorismo. Se pondrán en marcha medidas que favorezcan el desarrollo de los derechos a la verdad, justicia y reparación. En este marco, la Oficina desarrollará también la política pública de memoria, que en primer lugar se encargará de ejecutar las propuestas realizadas por el Comisionado de Memoria Histórica.




La segunda sección del Plan Estratégico de Derechos Humanos municipal hace referencia al compromiso de Madrid contra la discriminación y las violencias. El documento desarrolla una serie de líneas de acción que permitan mejorar las políticas y servicios municipales frente a la discriminación y la violencia contra las mujeres,  frente al racismo y xenofobia, y relativas a la protección de los derechos de las personas LGTBI, personas con diversidad funcional, infancia, y mayores. Para ello se promueve el desarrollo, entre otros, de protocolos para la detección de violencias contra determinados colectivos, un plan integral contra la trata de personas, la revisión de los programas de atención especializada a mujeres, medidas de prevención de LGTBIfobia en el ámbito escolar y un Plan de Convivencia, Interculturalidad y Lucha contra el Racismo.

La tercera sección, dedicada a la necesidad de garantizar los derechos sociales, económicos, culturales y medioambientales en la ciudad de Madrid recalca la necesidad de, entre otras medidas, realizar un diagnóstico sobre el derecho a la salud de Madrid. Pretende detectar las desigualdades sociales en salud por distritos, entre hombres y mujeres, y para los colectivos más discriminados, y mejorar así las políticas municipales y contribuir al disfrute del derecho a la salud.

En esta misma sección se recoge como meta el derecho a una vivienda digna y adecuada, así como el derecho a la energía. En esta línea, y con atención especial a un enfoque de derechos humanos, el Ayuntamiento se compromete a aumentar la oferta de vivienda social pública municipal que recoja la diversidad de necesidades (de accesibilidad, seguridad, creación de comunidad y redes de apoyo) de los colectivos con mayor emergencia habitacional.




La cuarta sección del documento aprobado hoy contempla el compromiso municipal de convertir Madrid en una Ciudad para la Paz Global, que promueva a nivel local, nacional e internacional una cultura de paz. En este ámbito se pone en marcha un programa de acogida a defensoras y defensores de derechos humanos para que puedan, si lo desean, continuar su labor desde Madrid.

La quinta y última sección del plan está dedicada a las obligaciones transversales, como puede ser la puesta en marcha de acciones formativas que favorezcan el desarrollo de una cultura de derechos humanos entre la plantilla municipal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *