Carmena y Colau intercambiarán sus alcaldías para “estrechar relaciones” entre Madrid y Barcelona





Arranca con ello el Proyecto Piloto de Alcaldías Rotativas (PPAR) con un intercambio entre las alcaldesas de Madrid y Barcelona





Dos de las ciudades del cambio, Madrid y Barcelona, intercambiarán durante dos semanas a sus alcaldesas para fomentar la cooperación, explorar iniciativas y compartir las políticas que ambas han puesto en marcha durante los últimos meses.

El intercambio se concretará en los primeros meses de 2017, aunque las fechas definitivas dependen de las agendas de ambos consistorios. La idea, que toma como modelo el intercambio de alcaldes y alcaldesas ya implementado en algunas ciudades suecas y noruegas con notable éxito, se gestó en el primer encuentro municipalista en Barcelona, el pasado mes de septiembre. Durante el encuentro, la idea empezó a tomar forma, al destacarse entre las dos ciudades muchas problemáticas en común y diversas maneras de legislar al respecto.

Carmena ha dejado constancia en numerosas ocasiones de su cercanía hacia la ciudad que gobierna Ada Colau: “Creo que es importante que Madrid reconozca a la ciudad de Barcelona. Ha sido una ciudad progresista que durante mucho tiempo ha sido una especie de lanzadera hacia Europa”.

“Este intercambio es también ese reconocimiento entre las dos ciudades, una manera de cooperar y no de competir (…). Tenemos realidades similares y muchas maneras de afrontarlas. Es hora de llevar ese aprendizaje a la práctica. Temas como la deuda, muy diferente en ambas ciudades, o la pobreza energética, tienen que tener todas las herramientas posibles al servicio de encontrar soluciones” explica Colau.

La iniciativa se plantea como un proyecto piloto para realizar alcaldías rotativas en varias ciudades, en una emulación del clásico programa Erasmus o la propia beca Séneca, “que tan buenos resultados han dado en nuestro país”. Se trata de un intercambio breve, de dos semanas, durante el cual las regidoras tendrán tiempo de conocer los equipos, los mecanismos de participación de cada una de las ciudades y harán visitas a algunos de sus barrios.

Por último, se establece que en algunos de los actos oficiales se puedan sustituir la una a la otra, siempre que no exista un imperativo legal que lo contradiga, como pudiera ser el caso de los plenos de cada municipio. Dichos actos en los que hará presencia la alcaldesa “invitada” están todavía por concretar.

Manuela Carmena ha dedicado estos días de receso a introducirse en el estudio de la lengua y cultura catalana, si bien ya era un idioma practicado en el pasado. Varios concejales están apoyando la iniciativa compartiendo conocimientos comunes de ambas ciudades, como es el caso de la concejala de Movilidad y Medio Ambiente de Madrid, Inés Sabanés, nacida en Cubells, que está  enseñando a la regidora a hablar catalán correctamente.

“Nunca había comido canelones el 26 de diciembre y me ha encantado la experiencia”, ha enfatizado, en tono de humor Carmena. “Las gallinejas no tienen parangón. Seguro que nos las podemos llevar también como idea”, ha bromeado Ada Colau.

NOTA: Esta noticia es una broma. ¡¡Feliz día de los Santos Inocentes!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *