Hortaleza vuelve a salir a la calle este domingo contra el macrogimnasio que pone en riesgo su Casco Antiguo

A pesar de que el proyecto cuenta con el visto bueno del Ayuntamiento de Madrid, el vecindario de Hortaleza no ceja en su propósito de que sea retirado o, al menos, reformulado.

Tal y como hizo el pasado 23 de octubre, mañana domingo 27 de noviembre, a iniciativa de la Plataforma en Defensa del Casco Antiguo de Hortaleza, se manifestará contra la operación urbanística que los Paules tienen previsto llevar a cabo en el lugar.

La Congregación Religiosa de San Vicente de Paúl, a través de la empresa Ingesport, que bajo la marca Go Fit explota actualmente algunos polideportivos públicos de la capital, pretende derribar varios edificios históricos de su propiedad para construir un complejo deportivo privado de 1.000 metros cuadrados. “De llevarse a cabo, el nuevo local, que surgirá como un auténtico pegote” ante la plaza de la Iglesia, contará con piscina, gimnasio, cafetería, tienda y 300 plazas de garaje subterráneo, denuncian desde la Plataforma.

Buena parte de los habitantes de la zona rechaza un proyecto que “no solo es absolutamente innecesario sino que supone un auténtica agresión al patrimonio histórico del casco antiguo de Hortaleza”, en palabras dela plataforma vecinal. La plaza de la Iglesia se mantiene intacta desde el siglo XIX, “y es uno de los pocos vestigios del antiguo pueblo que fue nuestro barrio. Las obras del gimnasio acabarán con dos edificios anteriores a 1870, supondrán la tala de árboles y tendrán un gran impacto visual en el entorno: el nuevo gimnasio ocultará la iglesia neomudéjar de San Matías, uno de los iconos de nuestro distrito”, asegura. Además, añade que el nuevo aparcamiento ocasionará “sin duda serios problemas de movilidad en una barrio repleto de calles estrechas”.

El Ayuntamiento de Madrid, con los votos de Ahora Madrid y el Partido Popular, aprobó el pasado mes de mayo y de manera definitiva el llamado Plan Especial de los Paúles, que da cobertura a la operación. El delegado del Área de Urbanismo Sostenible del Consistorio, José Manuel Calvo, justificó esta tramitación por la ausencia de alegaciones ciudadanas al proyecto. La plataforma, por su parte, se queja del “sigilo” con el que se fraguó una operación que lleva “dando vueltas por el Ayuntamiento” desde el año 2014.

Según critican desde la plataforma, “muy pocos habitantes de la zona se enteraron en su momento de la aprobación del plan especial. Pero, a medida que han trascendido sus consecuencias, han ido aumentado las voces críticas. A día de hoy, más de 900 personas han firmado en contra del proyecto a través del portal Change.org“.

“Exigimos al Ayuntamiento de Madrid, a los grupos Ahora Madrid y Partido Popular, a la Congregación Religiosa de San Vicente Paúl y a la empresa Ingesport que detengan este proyecto que cambiaría para siempre el único rincón de Hortaleza que no había cambiado nunca hasta ahora”, concluye la plataforma conservacionista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *