El Real Jardín Botánico de Madrid, a través de los ojos artísticos de Carmen Varela





“Las flores son seres silenciosos que habitan la tierra, seres callados en un mundo en el que parece que lo que no hace ruido no existe. Impresionan por su delicada sutileza. Las ves nacer y morir en un tiempo breve y son elegantes en todos los momentos de su vida. Están ahí, ajenas a todo, regalando lo que son sin pedir nada a cambio”. Esta valoración de la artista madrileña Carmen Varela deja ya entrever que las flores, desde peonías y magnolias hasta calas y orquídeas son las protagonistas de la exposición Miradas desde el Real Jardín Botánico que hoy se inaugura en el Real Jardín Botánico de Madrid.

“Muchas de estas obras están realizadas desde el Jardín Botánico, considerado por mí como uno de los lugares más inspiradores para mi trabajo”, señala Carmen Varela que, junto a sus pinturas también presenta una colección de esculturas, algunas de pequeñas dimensiones, otras de tamaño natural. La muestra se completa con un trabajo de fotografía en pequeño formato iniciado en 2012. “Son retratos de peonías que se exhiben impresas sobre lienzo y presentadas en bastidores de bordar”, añade Varela.

Además, durante 2009 y 2010 la artista realizó una serie de videos cortos con el objetivo de recoger los breves y cambiantes reflejos del agua con la ciudad de fondo. “Entre ellos se encuentran algunas tomas del Jardín Botánico, por ello he querido incluir su visionado en esta muestra”, apunta la artista. Al hilo de estos vídeos recogió unas pequeñas reflexiones que terminó por reunir en un libro que también se puede encontrar en esta exposición, Aguatintas. Poemmas, pensamientos y otras flores.

carmen-varela-autorretrato1

Formación autodidacta

Carmen Varela estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid, pero lo que tiene más peso en su trayectoria es su formación autodidacta. Lleva más de treinta y cinco años dedicada a oficios artísticos entre los campos de la escultura y la pintura. Recientemente ha desarrollado también algunas ideas en fotografía y vídeo. Su obra ha recibido varios reconocimientos, destaca el Premio Adquisición Antonio López en Tomelloso (Ciudad Real) en 2014 o el primer premio del Certamen “Miradas” en 2008.

A lo largo de estos años ha participado en exposiciones individuales y colectivas con galerías españolas, como las realizadas con la Galería Alexandra Irigoyen y la Galería Nolde, en Madrid; la Galería Martínez Glera, en Logroño; Espacio 36, en Zamora y Can Jeroni, en Ibiza. También ha participado en ferias de arte como Art Madrid, la Bienal de Cerveira en Portugal y The Affordable Art Fair en Nueva York, Singapur y Londres.

prensa-carmen-varela-peonias-abriendose-webSu obra ha resultado seleccionada en varios certámenes como la Bienal de Albacete, la Exposición Internacional de Artes Plásticas de Valdepeñas, el Certamen ‘El Brocense’ de la Diputación de Cáceres y la Cátedra Francisco de Goya, en Ávila. En el año 2012 participó en una exposición colectiva en la Galería Stenhallen, Borgholm, en Suecia.

Una menina por encargo de El Prado

En el año 2006 recibía el encargo, por parte del Área de Educación del Museo del Prado, de realizar una menina a tamaño natural. La escultura, de bulto redondo y de factura realista, representa a una niña con el atuendo de “menina” y, fue plasmada tomando las medidas a escala de un cuadro de Velázquez.

Dicen de su trabajo que es realismo no exento de frescura, que sus obras sorprenden por la luz, y algo que más llama la atención a Carmen Varela, que está pegada a la realidad, por la imaginación. Ella apunta, “que lo único auténticamente personal que uno puede aportar al arte de este tiempo que nos ha tocado vivir es la mirada; en este sentido, cuento lo que me fascina de lo que veo con una caligrafía a color minuciosa y sutil, eso es el arte para mí, lo que veo lo llevo conmigo, la caligrafía es lo que quedará de mí”.

Y añade que, “la mirada y la observación del mundo abren la posibilidad a diálogos diversos, en ese cruce de caminos entre lo que el mundo me da y lo que humildemente puedo aportar. Por esta razón, van apareciendo temas diferentes en mis obras. Flores a gran formato, arquitecturas, retratos y la representación de pequeños objetos cotidianos son temas en los que vengo trabajando desde hace años. Si cada persona es un mundo, mis obras son mis mapas. Me interesa recoger el instante, el silencio. Mostrar la poesía que se encuentra casi en cualquier lugar”, concluye.

Miradas desde el Real Jardín Botánico se puede visitar en el Pabellón Villanueva hasta el 10 de noviembre en horario ininterrumpido desde las 10:00 horas hasta media hora antes del cierre del Jardín Botánico. Una muestra con protagonismo floral que nos hace pensar en unas palabras de Leandro Silva, maestro paisajista muy ligado a este Jardín que en cierta ocasión le dijo a una de sus alumnas: “ahora van a florecer las peonías, no deberíamos hacer otra cosa más que sentarnos a contemplarlas”. Pues, siguiendo su consejo, acerquémonos al Botánico de Madrid a contemplar la obra de Carmen Varela.

Deja un comentario