Tan solo se han denunciado 17 de las 109 agresiones contra el colectivo LGTB en Madrid





Según informa El País, el perfil medio del total de las 109 agresiones LGTBfóbicas registradas son de un varón de entre 25 y 29 años, de orientación gay, atacado a golpes e insultos en las calles del madrileño distrito de Centro.

Este perfil se deduce del informe de delitos de odio que ha hecho público estos días el Observatorio Madrileño contra la Homofobia, Transfobia y Bifobia. Sus responsables aseguran que se ha avanzado bastante en la visibilidad de estas infracciones, pero que la mayoría de las víctimas no han acudido a comisaría a denunciar. Tan solo 17 casos han terminado en dependencias policiales, lo que no representa ni el 15% de los casos registrados. Las autoridades mantienen que sólo si denuncia puede actuarse contra estos delitos.

Según reconocen los autores del informe, la cifra puede parecer muy alta, ya que supone una agresión cada día y medio. Pero la realidad es que, según sus cálculos, no representan más que el 10% de las que “realmente se están produciendo en la sociedad madrileña”. Uno de los principales problemas detectados es que el número de transexuales víctimas de algún tipo de ataque y que ha contactado con el Observatorio han supuesto en estos seis primeros meses 15 casos. “Es un dato muy pequeño y consideramos que no refleja adecuadamente la realidad”. Por ello, piden que aumente la concienciación de este colectivo para que lo denuncie. No existen estadísticas de años anteriores, dado que no existía el observatorio y tampoco había sensibilidad para investigar estos delitos.

Los datos del informe recogen que el rango de entre 25 y 30 años representa 41 de las 109 agresiones, seguido de los menores de 25 (16 casos) y los menores de 20 (11). Solo se han registrado tres casos entre el colectivo de 50 a 59 años. “Estas últimas son las que asumen con más naturalidad y entereza las agresiones y discriminaciones. Para evitarlas y facilitar el contacto, es imprescindible realizar campañas de sensibilización con personas mayores”, destaca el informe semestral.

Por orientación sexual, los gais son los que más han acudido al servicio del observatorio, con 64 agresiones, frente a los 15 de transexuales, los 13 de lesbianas, los dos de travestis y un caso de un bisexual. La suma de estas orientaciones no suma 109 porque algunos se producen en la red y se dirigen en genérico contra el colectivo de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (LGTBi), por lo que resulta imposible asignarlo a un capítulo específico.

Por sexos, los hombres representan el 75% de los casos, con 67 agresiones frente a las 22 de mujeres. “Percibimos que esto se debe a que sigue provocando gran impacto ver a dos hombres cogerse de la mano, del brazo o besarse”, afirma el estudio. No ocurre lo mismo con el sexo femenino: “El impacto aquí es menor, debido a una diferente percepción social de este hecho, según los roles de género establecidos culturalmente”. La noche es el momento preferido de los atacantes, que prefieren en cierta manera el anonimato y las dificultades para ser identificados: 55 ataques se han producido en horario nocturno, seguido a larga distancia por la tarde (23) y, en mucho menor medida, la mañana (13).

La calle, lo que incluye también los transportes públicos como el metro y los autobuses, son los lugares predilectos para estos ataques, con 74 agresiones, seguidos de la propia casa (a manos de familiares) y la universidad (con el mismo número). Las redes sociales suman diez casos. “Nos hemos encontrado con casos especialmente difíciles en los que la víctima es menor de 25 años y su agresor es su familiar. Desgraciadamente, desde el Observatorio no tenemos medios para proporcionarle una solución de vivienda temporal”, reconoce esta entidad.

Agresores heterosexuales

“El perfil del agresor sigue siendo el de un varón, menor de 34 años, heterosexual y sin estética de ninguna banda claramente identificable, si bien en algunos incidentes concretos [cuatro] los agresores han sido descritos como de estética neonazi”, afirma el informe.

Madrid es con una diferencia abismal la población en la que se registran más ataques homófobos. Tan solo se han registrado un caso en municipios como Galapagar, Villanueva de la Cañada, San Sebastián de los Reyes, Torres de la Alameda, Villaviciosa, San Fernando de Henares y Fuenlabrada.

Dentro de la capital, Centro (34 ataques) es el más denunciado. Le siguen Moncloa (15), Retiro (8), San Blas (3) y Latina (2). Con uno solo están Carabanchel, Villaverde, Arganzuela, Usera y Tetuán. Una de las zonas que pueden considerarse como punto negro en las agresiones es la plaza de España y el entorno de la calle de Martín de los Heros, donde se han producido varias agresiones, según el informe. “Se trata de agresiones a chicos gais que acuden a un local de ambiente LGTB situado en esa zona. Nos llegan testimonios de chicos que tienen miedo a acudir allí por las agresiones que se han producido”, relata el informe. El documento tacha de “preocupante” el porcentaje de agresiones en Centro y Moncloa. En el primero se sitúa el barrio de Chueca y la mayoría de los locales de ambiente.

Por tipos de agresión, lo más frecuente es el insulto (72 casos), en especial el de “maricón”. Le siguen las agresiones físicas (30 ataques), las amenazas (14) y el acoso (9). En muchos casos se dan varias de ellas a la vez, en especial el insulto y la agresión física. “Se han registrado dos expulsiones de locales tras besarse una pareja del mismo sexo, ya sean dos hombres o dos mujeres. Tenemos además tres casos que aún no han podido ser contrastados, uno de ellos de extrema gravedad y que, en tanto investigamos, lo hemos dejado fuera”, afirma el informe. Estos casos se dieron en Getafe, Fuenlabrada y Moncloa.

Fuente de la noticia: El País

Deja un comentario