Wanda vende el Edificio España al holding Baraka por más de 265 millones de euros





Según informa El Mundo, el holding empresarial español Baraka ha cerrado un acuerdo de compra del Edificio España con su actual propietario, el grupo Wanda, por un importe superior a los 265 millones de euros, según fuentes cercanas a la operación. 265 millones fue precisamente el precio que pagó en 2014 el magnate chino Wang Jianlin al Banco Santander por hacerse con él.

La negativa del Ayuntamiento de Madrid a que el magnate chino derribara la fachada, protegida por la Comisión Local de Patrimonio Histórico (CLPH), hizo que este desistiera hace seis meses de convertir el edificio en un hotel de lujo con oficinas y zona comercial y decidiera deshacerse de él. En enero, el Grupo Wanda encargó un concurso para la venta del edificio, de 117 metros de altura, en el que participaron cuatro grandes firmas del sector, y que finalmente ganó la consultora Jones Lang LaSalle (JLL).

Durante este periodo, muchos fondos de inversión nacionales e internacionales se interesaron por la adquisición del inmueble, pero finalmente ha sido Baraka, el holding del empresario Trinitario Casanova, con sede en Murcia, quien ha roto la baraja con su oferta de compra.

No es la primera operación importante que este mismo grupo, con fuerte implantación en la costa mediterranea, realiza en la capital. Recientemente, Baraka se hizo con una importante cantidad de terreno urbanizable de Valdebebas por cerca de 75 millones de euros. El grupo empresarial se dedica a un amplio y diverso abanico de actividades, que van desde la promoción de viviendas a la explotación de supermercados, promoción de conciertos o explotaciones agrícolas. También posee una potente división financiera con inversiones en empresas de genética y biotecnología.

Confidencialidad

Ayer, debido al contrato de confidencialidad firmado con el grupo Wanda, ni el grupo Baraka ni la consultora JLL quisieron confirmar la venta, que se convierte en la mayor operación inmobiliaria de este año en la capital. También se desconoce por ahora qué uso querrá darle el nuevo propietario, que tendrá que avenirse a las condiciones impuestas por el Ayuntamiento.

Con la venta del edificio se cierra el culebrón protagonizado por el inversor chino y el Ayuntamiento de Madrid desde enero de 2015, cuando la Comisión Local de Patrimonio Histórico (presidida por la Comunidad de Madrid y donde también participa el Consistorio), le recordó al promotor chino que debía conservar intactas las fachadas principal y laterales por su alto valor histórico para poder desarrollar el proyecto, que preveía construir 300 viviendas, un hotel de más de 20.000 metros cuadrados y un gran centro comercial.

Fuente de la noticia: El Mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *