El presidente de la empresa pública Ifema cargó en cuatro años 290 comidas en sus restaurantes de lujo

Según lo desvelado por el periódico digital eldiario.es, Luis Eduardo Cortés, vicepresidente de la Comunidad de Madrid de 1995 a 2003 y actual presidente del comité ejecutivo de Ifema, pagó con la tarjeta de Ifema un total de 290 comidas en restaurantes de lujo de su propiedad en tanto que accionista mayoritario: el famoso Jockey y el Club 31, clausurados por la crisis en 2012, ambos situados en el centro de Madrid.

Según lo publicado por este diario, Cortés fue designado presidente de Ifema en noviembre de 2007. Ese año cargó dos comidas más a Ifema, por lo que el total de facturas a cargo de la institución con sede en Campo de las Naciones asciende a 292. Entre 2008 y 2012 Luis Eduardo Cortés se gastó 48.000 euros sólo en esos almuerzos, lo que arroja una media de 166 euros por comida en sus establecimientos.

Cortés se mantiene en la presidencia de Ifema a pesar de la reorganización lanzada en agosto pasado al alimón entre Manuela Carmena y Cristina Cifuentes. “Yo comía fuera de casa entre ocho y diez veces por semana. Así que una vez por semana, quizás dos, iba a alguno de mis restaurantes por motivos estrictamente laborales”, confirmó Cortés a eldiario.es. Precisa que estuvo ocho años a cargo de la vicepresidencia de la región madrileña sin jamás haber pasado “un duro” en sus restaurantes “a la cuenta de la Comunidad”.

¿Por qué iba con cierta frecuencia a mis locales? Nada más llegar y con la experiencia que ya traía del Gobierno regional, lo primero que hago es preguntar si acudir de vez en cuando a mis restaurantes para tratar de cerrar negocios y ferias para Ifema era incompatible con mi cargo”, continúa. “Y la respuesta que recibí fue que no, no era incompatible. Yo estaba obligado a comer y cenar fuera y a verme con mucha gente, entre ellos periodistas. Y si esos encuentros se producían en el Jockey, que aunque yo fuera su principal accionista es por derecho uno de los restaurantes emblemáticos de Madrid, es porque allí yo tenía mucho ganado a favor de Ifema”.

“Puedo haberme equivocado”

Cortés recuerda al otro lado del teléfono el éxito de uno de esos encuentros, con empresarios alemanes de la feria internacional de Fráncfort. Sin embargo, concede que pudo equivocarse al ir con tanta asiduidad a sus restaurantes a cargo de la institución pública que dirigía. “Admito, lo digo aquí, que puedo haberme equivocado. Yo fui ocho años vicepresidente regional y consejero de Obras Públicas y jamás he tenido un escándalo. Yo nunca entré en la política para enriquecerme”.

En los cinco años que van de 2008 a 2012 Cortés carga a la tarjeta de Ifema 94.000 euros. Y en el Jockey y en el Club 31 se deja 48.000, el 51% de todos sus gastos. En julio de 2012 se emite el último recibo en el Jockey. En septiembre de ese mismo año el local, que ya había perdido una estrella Michelín y bajado el precio del cubierto de 120 a 60 euros, echa el cierre. La clausura del Club 31 no tardó en producirse. En diciembre de 2012, en una entrevista con El País, Cortés aseguró que estaba “sin un duro”.

En verano de 2015 Ifema volvió a los titulares al destituir el Ayuntamiento a José María Álvarez del Manzano, exalcalde de Madrid, como presidente de la Junta Rectora. Entonces salieron a la luz los privilegios en la institución ferial, que incluían sueldos de alrededor de 100.000 euros anuales, secretarias y chóferes. En septiembre el exvicealcalde Manuel Cobo dimitió de su cargo en Ifema, según adelantó eldiario.es.

Ifema es una institución pública participada a partes iguales (31%) por Ayuntamiento, Comunidad y Cámara de Comercio de Madrid, mientras que la antigua Fundación de Caja Madrid, hoy Bankia, posee el 7% restante. El control del PP del Consistorio y del Ejecutivo regional a partir de 1995 ha ido provocando un trasvase de dirigentes del PP a esta institución, considerada por ello como un ‘cementerio de elefantes’.

Cortés fue precisamente vicepresidente madrileño durante la etapa de Alberto Ruiz-Gallardón (1995-2003). Pero siempre se le ha vinculado políticamente a Esperanza Aguirre. Su nombramiento en Ifema levantó cierta polémica en el PP en la pelea interna que mantuvieron Gallardón y Aguirre.

Más de ocho años después de su ingreso en Ifema, Cortés indica a eldiario.es que su salida se producirá en torno a mayo, como resultado de las conversaciones que han tenido los equipos de Carmena, Cifuentes y la Cámara de Comercio. “Me iré de Ifema con cero euros de deuda, cero euros de subvenciones públicas recibidas y 60 millones de euros en caja”, proclama.

Deja un comentario