La trampa del paro de larga duración

por Aida dos Santos

La “trampa del paro de larga duración”, según la cual las personas que llevan mucho tiempo sin empleo tienen mayores dificultades para encontrar trabajo cuando surgen nuevas oportunidades, no es solo un término que se quede en los manuales académicos, aunque no se reconozca públicamente, entre los profesionales de recursos humanos, si pueden evitarlo, no contratan a nadie que esté en el paro, y menos aún si se trata de un desempleado de larga duración.

“Si alguien ha perdido su trabajo, por algo será; si alguien está en paro, es fácil que haya quedado obsoleto; ¿de verdad quiere trabajar?”
Alex Comana, propietario de una agencia inmobiliaria californiana.

Desde los empresarios españoles ya hubieron unas polémicas declaraciones hace unos años que apuntaban que no se contrataba los desempleados porque habían perdido la disciplina.

En España, siempre que ha subido el paro desde 1977 ha aumentado el desempleo de larga duración. Salvo la crisis de principios de los 90, que no fue seguida un rápido aumento de parados de larga duración.

Con los datos de la EPA de los segundos trimestres de 1978 y 1997, el profesor Toharia concluye que los parados que llevan más de un año buscando empleo tienen mayor probabilidad de convertirse en parados de “muy” larga duración, que la que tienen los parados de corta duración de convertirse en parados de larga duración, por lo que existe una dependencia de la duración, lo que quiere decir que la probabilidad de salida es menor cuanto mayor es la duración de la situación de desempleo.

A esto debemos sumarle la variable de la edad, el 21% de los mayores de 50 años están en paro. Casi la mitad de los parados mayores de 45 años llevan más dos años en situación de desempleo, el 70% de ellos son parados de larga duración.

Deja un comentario