Madrid renueva su programa para conmutar multas por trabajos comunitarios: 100 euros por 4 horas o 600 euros por 16 horas

Un total de 1.975 personas han participado durante este último periodo, 2019-2021, en el programa de Prestación Ambiental Sustitutoria (PAS) del Ayuntamiento de Madrid, vecinos que habían sido multados por infracciones en materia de limpieza como orinar en la calle o hacer grafitis. La iniciativa seguirá en marcha los próximos tres años con un nuevo contrato al que se destina un presupuesto de 670.000 euros.

Hoy el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida; el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, y la concejala de Arganzuela, Cayetana Hernández de la Riva, han conocido a algunos de los participantes que, en vez de pagar económicamente esa multa, emplean escoba y cepillo en beneficio de la comunidad. Así se consigue que reduzcan las consecuencias gravosas de esa infracción, conozcan la norma y respeten la labor de los servicios de limpieza de la capital.

En palabras de Almeida, “este programa tiene la ventaja de que los participantes toman conciencia de que las conductas en las que uno puede incurrir en un momento dado y que generan perjuicios para la convivencia o para la limpieza y mantenimiento de la ciudad tienen consecuencias y no pueden repetirse”.

El alcalde ha asegurado que “las multas no tienen un afán recaudatorio”, sino que su objetivo es “que el infractor tome conciencia de que, lo mejor de todo, sin lugar a duda, es respetar las normas de convivencia y no tener conductas incívicas”.

Tras finalizar los trabajos que sustituyen a la multa, los participantes, “de todas las edades”, como ha señalado Almeida, responden a un cuestionario de satisfacción. El 96 % se muestra satisfecho con el programa en general y el 91 % valora de forma muy satisfactoria la existencia del protocolo. Dicen estar muy satisfechos (77 %) con la información inicial y entrevista previa, así como con la atención recibida por parte del equipo técnico, cuya profesionalidad la destaca el 92 %.

El número total de participantes en este periodo ha sido de 1.975, lo que implica un incremento del 63 % y, entre todos ellos, han ejecutado 40.314 horas en servicios de limpieza en la vía pública (1.837 horas) o en sesiones socioeducativas (138), en función de la situación singular del participante. No obstante, 30 personas optaron por abandonar el programa y abonar económicamente la multa con un 20 % de reducción por reconocer la responsabilidad en la infracción.

Perfil del infractor

Del total de participantes de esta edición, 1.666 (84 %) eran hombres frente a un 16 % mujeres (309). Casi un 70 % (67 %) tienen entre 18 y 29 años; el 15 % es mayor de 40 años y el 16 % tiene entre 30 y 39 años. Más del 95 % reside en la Comunidad de Madrid, siendo nueve de cada diez de nacionalidad española, mientras que el 10 % restante procede de 31 nacionalidades diferentes.

Casi la mitad (44 %) tiene o cursa estudios universitarios. Solo un 4 % carece de estudios primarios y el resto cuenta con estudios secundarios y medios.

Razón y tipo de infracciones

El 83 % de los participantes, casi 800, ha realizado la prestación para sustituir la multa por orinar en la vía pública; el 5 % representa el colectivo que no recicla los residuos bien y el 6 % ha conmutado una multa por residuos derivados del botellón.

Asimismo, el 2,6 % de los participantes han sustituido una multa por realizar grafitis y, el resto (entre un 0,05 % y un 0,7 %) por haber arrojado residuos, no hacer uso de los contenedores apropiados o, en el porcentaje más bajo, no recoger las heces caninas o reparar, limpiar o cambiar el aceite del vehículo en vía pública.

Preguntados por la razón por la que cometieron la infracción, el 28 % pensaba que no estaba mal hacerlo, el 20 % lo hizo por comodidad y el 17 % por costumbre. Tras su paso por el programa, el 62 % de los participantes considera que su conocimiento de la norma ha crecido y es de un nivel medio alto, seguido de un 29 % que lo considera medio.

Durante el desarrollo de las jornadas, los participantes en este programa reconocen a los coordinadores que también cometían otras infracciones como arrojar colillas al suelo, no recoger excrementos caninos, abandonar residuos derivados del botellón o depositar basura fuera de los contenedores. Meterse en la piel de un operario de limpieza contribuye a valorar el trabajo físico, esfuerzo y dedicación que conlleva y las consecuencias de la falta de civismo. El 72 % de los encuestados confirma que valora el trabajo de la plantilla operaria de limpieza y se han fomentado en ellos mismos conductas más cívicas, además de reforzar el sentimiento de pertenencia a una comunidad. Así se demuestra que la prevención evita la reincidencia.

Actuaciones y horas

Los ciudadanos participantes en el programa efectúan, como medidas alternativas al pago de las sanciones, actuaciones básicas de limpieza viaria (barrido manual con cepillo y escoba, vaciado de papeleras, retirada de pegatinas y carteles en mobiliario urbano y uso del carro de la limpieza, entre otras). Para su adecuada ejecución se dispone de educadores y tutores sociales (uno de ellos realiza labores de coordinación), personal administrativo y personal operario de apoyo, así como una oficina base y furgones auxiliares para el transporte de personal y material.

El número de jornadas a realizar se calcula según la siguiente equivalencia:

  • 100 euros = 4 horas (1 jornada).
  • 200 euros = 8 horas (2 jornadas de 4 horas o 1 jornada de 8 horas).
  • 300 euros = 10 horas (en jornadas de 4 u 8 horas).
  • 400 euros = 12 horas (en jornadas de 4 u 8 horas).
  • 500 euros = 14 horas (en jornadas de 4 u 8 horas).
  • 600 euros = 16 horas (en jornadas de 4 u 8 horas).
  • 701 euros = 18 horas (en jornadas de 4 u 8 horas).
  • 751 euros = 20 horas (en jornadas de 4 u 8 horas).
  • A partir de 751 euros de forma progresiva.

Sanciones que se pueden convalidar

Las sanciones que pueden ser convalidadas mediante la PAS son las que aparecen recogidas en la Ordenanza de Limpieza de los Espacios Públicos y de Gestión de Residuos del Ayuntamiento de Madrid y en la Ley 4/2016, de 22 de julio, de Protección de los Animales de Compañía de la Comunidad de Madrid, en lo relativo a las sanciones por no recoger las deposiciones sólidas de las mascotas.

Por un lado, se pueden permutar todas las infracciones tipificadas como leves en el artículo 86 de la OLEPGR: grafitis, abandono de residuos en espacios públicos, no reciclar correctamente, depositar residuos fuera de las papeleras (colillas, chicles, cáscaras de pipas, etc.). También las tipificadas como graves en el artículo 87: cambio de aceite en la vía pública, realizar necesidades fisiológicas en la calle, abandonar muebles y electrodomésticos en lugares no habilitados o no recoger las deyecciones de las mascotas.

Dicen conocer la posibilidad de realizar estas acciones, un 44 % cuando reciben la sanción, seguido por amigos (31 %) o por el propio Ayuntamiento e Internet (10 %).

Para sumarse al programa, el infractor ha de solicitarlo expresamente una vez iniciado el procedimiento sancionador y en el periodo de 15 días de alegaciones, siempre que reconozca explícitamente su responsabilidad. Transcurrido dicho plazo, no podrá solicitarlo.

Las actividades se realizan siguiendo todas las recomendaciones de seguridad ante la COVID-19 y los ‘penitentes’ cuentan con los equipos de protección individual necesarios.

Hospital

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *