Madrid necesitaría entre 621 y 1.854 camas UCI para asumir picos de COVID-19, según la SEMICYUC

  • SEMICYUC presenta el Plan de Desescalada para las Unidades de Cuidados Intensivos.
  • Los intensivistas apuestan por mantener los protocolos que ya se ha demostrado que mejoran la calidad asistencial, así como enfatizar la detección precoz en las plantas de hospitalización.
  • Se han elaborado tablas que estiman la necesidad de material fungible y fármacos en tres escenarios posibles, según la gravedad de un posible rebrote.
  • El Plan no contempla parar la actividad de las UCI para pacientes no COVID-19, por lo que se sigue apostando por la creación de circuitos simultáneos que distingan los pacientes con diagnóstico positivo del resto.

La Sociedad Española de Medicina Intensiva, Crítica y Unidades Coronarias (SEMICYUC) acaba de hacer público su ‘Plan de Desescalada para los servicios de Medicina Intensiva tras la pandemia producida por la COVID-19’.

Test de claidad del sueño

El documento, que ha sido elaborado en colaboración con la Sociedad Española de Enfermería Intensiva y Unidades Coronarias (SEEIUC) y la Federación Panamericana e Ibérica de Medicina Crítica y Terapia Intensiva (FEPIMCTI), aborda la gestión y organización necesarias para garantizar el trabajo de las UCI en la llamada ‘nueva normalidad’, así como anticipa los pasos ante un aumento de los contagios.

“Estamos trabajando ante la posibilidad de que se produzcan rebrotes significativos de la neumonía COVID-19 en España después del verano, con un alcance que ahora es difícil de estimar”, explica el Dr. Ricard Ferrer, presidente de la SEMICYUC.

“Los intensivistas estamos preparándonos para poder atender este potencial incremento de casos de pacientes críticos, de tal manera que se garantice que los enfermos que lo necesiten reciban toda nuestra atención especializada en las UCI. Es importante disponer de los espacios adecuados y el equipamiento necesario, así como que los intensivistas y el resto del personal sanitario estén adecuadamente entrenados y preparados”, prosigue.

El documento se ha estructurado en diferentes capítulos que tratan de aportar una «visión realista y completa» sobre cómo organizar los servicios de Medicina Intensiva, el material, los recursos humanos… pero también sobre cómo planificar las posibles UCI extrahospitalarias que se tengan que habilitar en caso de rebrote, la pertinencia de la detección precoz y la colaboración en el transporte de pacientes entre hospitales, entre otros temas.

“En esta fase es necesario recordar la necesidad de mantener en funcionamiento todos los proyectos que han demostrado mejorar la calidad asistencial de los pacientes”, afirma el Dr. Pedro Rascado, coordinador del Plan de Desescalada.

En el caso de la Comunidad de Madrid, la SEMICYUC estima que la región necesitaría entre 621 y 1.854 camas UCI para poder asumir posibles picos de incidencia del coronavirus y el volúmen de pacientes infectados que conllevaría, además de mantener la actividad no COVID.

El documento refleja que la Comunidad de Madrid se enfrentó inicialmente a esta crisis sanitaria con un total de 653 camas UCI y que, ante la evolución de la pandemia, el déficit de camas UCI fue de 875, teniendo en cuenta que el pico máximo de ingresos hospitalarios por este virus fue el 2 de abril con 1.528 pacientes.

También se establece un cálculo de las necesidades de camas UCI dependiendo de tres escenarios: el nivel «pesimista» contempla el mismo índice de pacientes en estado grave durante la pandemia de este año, el «medio» contempla una tasa de ocupación del 60% de este tipo de enfermos de COVID-19 y el «optimista» contempla un 30% de ocupación.

En el caso de la Comunidad de Madrid, el «pesimista», con entre un 25% y un 50% de ocupación no COVID, estima que la necesidad de camas UCI entre 1.691 (25%) y 1.854 (50%) camas en cuidados intensivos; el «medio» entre 1.079 (25%) y 1.242 (50%); y el «optimista» entre 621 (25%) y 784 (50%).

Como no se contempla la paralización de los servicios asistenciales no COVID, los intensivistas siguen apostando por crear un sistema de circuitos en las UCI que funcionen simultáneamente, distinguiendo los pacientes con diagnóstico positivo del resto.

Así, habría hasta tres circuitos: el COVID (pacientes diagnosticados con Covid-19), el no COVID (pacientes con diagnóstico negativo en PCR) y el pre-COVID (pacientes pendientes del resultado del PCR). Los pacientes quirúrgicos procedentes de quirófano o sala de reanimación postoperatoria deberán disponer de resultados de prueba de PCR realizada en las 48 horas previas a la cirugía.

En aquellas unidades que dispongan de espacios físicos diferenciados para pacientes COVID-19 y no COVID-19, se recomienda que los profesionales de enfermería roten durante períodos cortos entre ambos. El documento mantiene la necesidad de la ratio propuesta ya en el Plan de Contingencia: un enfermero por cada dos pacientes críticos (en aquellos con más carga sería necesario una ratio 1:1), manteniendo el refuerzo por cada 4-6 camas con un enfermero experimentado. En cuanto a médicos, es necesario, en turno ordinario, un intensivista por cada 3 pacientes; así como un mínimo de 2 intensivistas por cada 12 camas en turno de guardia.

El Plan de Desescalada sustituye y amplía el Plan de Contingencia frente a la COVID-19 que dispuso la SEMICYUC en las primeras semanas del estado de alarma. Además, recoge las necesidades que ya expusieron los intensivistas en diferentes documentos, seminarios y comunicados en las últimas semanas. Puede consultar el documento completo en la web de la SEMICYUC.

Hospital

Gacetín Madrid

Somos un medio de comunicación digital de actualidad de acceso gratuito e independiente de la ciudad de Madrid. Informamos de las últimas noticias que suceden en los 21 distritos y los diferentes barrios o zonas de Madrid, así como todas las noticias de interés para los madrileños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la política de privacidad *