La Fundación CRIS dona 1,15 millones de euros al Hospital La Paz para seguir investigando el cáncer infantil

La Fundación CRIS Contra el Cáncer ha entregado esta semana un cheque valorado en 1.148.465 euros a la Unidad CRIS de Investigación y Terapias Avanzadas en Cáncer Infantil del Instituto de Investigación del Hospital Universitario La Paz (IDIPAZ).

Estos fondos se destinarán en casi su totalidad a mantener los contratos de los profesionales que conforman esta Unidad: farmacólogos, bioinformáticos, pediatras, hematooncólogos, técnicos de laboratorio, investigadores de terapias celulares, etc.

La Fundación de InvestigaciónCRIS Contra el Cáncer es una organización independiente, sin ánimo de lucro y dedicada por completo al fomento y desarrollo de la investigación para eliminar el grave problema de salud que representa el cáncer. CRIS son las siglas de Cancer Research Innovation Spain

El proyecto nace de la inquietud personal de los patronos: ¿Por qué solo nos preocupamos cuando somos nosotros, o alguien muy cercano, el que es diagnosticado con cáncer? Entienden que no se puedde esperar a verse afectados, porque «el cáncer no distingue y nos afecta a todos por igual. El cáncer es cosa de todos, y mientras siga ahí, presente en nuestra sociedad y afectando cada día a más personas, no podemos decir que hay entidades suficientes», inciden.

Desde CRIS creen que «la ciencia es la única arma que puede vencer el cáncer. Actualmente en España tenemos muy buenos investigadores pero que carecen de medios económicos para desarrollar su trabajo. Jóvenes talentos convencidos de que esta enfermedad se puede detener. Por eso, debemos aportar nuestro granito de arena para apoyarles, estimularles y también para exigirles, porque nuestras vidas y el vencer esta terrible enfermedad, dependen de ellos».

«Solo dando un impulso a la comunidad científica podremos conseguir un salto cualitativo en la comprensión de los mecanismos biológicos de la enfermedad que permita desarrollar fármacos y tratamientos capaces de mejorar nuestra calidad de vida y, si no eliminarla, al menos convertirla en una enfermedad crónica», inciden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *