Los trenes históricos vuelven a Madrid: echan a rodar el Tren de la Fresa y el Tren de Felipe II

Un año más echa a rodar el Tren de la Fresa. Este convoy histórico unirá cada fin de semana y todos los días festivos (desde el 18 de abril hasta el 30 de junio), la ciudad de Madrid con Aranjuez, localidad declarada Paisaje Cultural Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2001.

Este tren histórico está formado por una composición de dos coches Costa, un coche de departamentos de la serie 5000, de los primeros que construyó RENFE metálicos en los años cuarenta, y dos furgones de la década de 1960, un J-2 y un DV. Los Costa, construidos en la década de 1920 con caja de madera, reciben esta denominación ya que en origen fueron destinados al servicio de cercanías de la compañía MZA en el litoral catalán.

El Tren de la Fresa inicia su recorrido a las 10:00 horas en el Museo del Ferrocarril de Madrid, ubicado en la histórica estación de Delicias. Desde allí, realizará su tradicional recorrido hasta Aranjuez, localidad famosa por sus exquisitas fresas, recreando el primer trayecto ferroviario de la Comunidad de Madrid, con regreso a las 19:30 horas. Hay varias posibilidades de rutas turísticas para completar el viaje en el tren:

  • Fresas con nata: Chiquitrén y visita al Jardín del Parterre y de la Isla.
  • Fresas del Tajo: recorrido en barco y visita a los exteriores del Palacio Real y los jardines.
  • Fresas Reales: visita al Palacio Real, Museo de Falúas y Jardín del Príncipe.

Además, se han programado dos viajes especiales:

  • “Fresas con música”: el sábado 19 de mayo, un viaje con horario especial permitirá asistir al «Festival de Música Antigua” de Aranjuez e incluye un paseo musical con guía por los Jardines del Rey, del Parterre y de la Isla.
  • “Fresas con chocolate”: el sábado 14 de septiembre, circulará un tren especial hasta Pinto para asistir al Segundo Salón Internacional del Chocolate.

La idea de rememorar el recorrido del primer ferrocarril de la Comunidad de Madrid y segundo de la Península tiene su origen en 1984 y desde entonces el Tren de la Fresa se ha mantenido fiel a su cita anual.

El proyecto que dio origen a este viaje fue una iniciativa conjunta del Museo del Ferrocarril de Madrid de la Fundación de los Ferrocarriles Españoles, la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Aranjuez y Patrimonio Nacional.

El tren de Felipe II

A unos 60 kilómetros del centro de Madrid se levanta uno de los conjuntos artísticos más espectaculares de nuestro entorno: el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Una de las formas más divertidas y originales de visitar este espacio es con el Tren de Felipe II, un convoy de vagones de la década de 1940. A bordo, algunos revisores caracterizados como personajes de la corte de Felipe II van introduciendo a los pasajeros en la atmósfera del imperio en el que nunca se ponía el Sol.

Además del Real Monasterio y las Casas de Oficios aledañas, cabe destacar la Casita del Príncipe, la Casita de los Infantes o el Real Coliseo Carlos III. Toda la localidad preserva en buen estado la belleza arquitectónica de la época, sin olvidar maravillas naturales como La Herrería y el Pinar de Abantos.

El Tren de Felipe II es una iniciativa de Alsa y cuenta con la colaboración de la Comunidad de Madrid. Parte los fines de semana y festivos desde la estación de Príncipe Pío a las 10:20 horas, y regresa desde la estación de San Lorenzo de El Escorial a las 18:24 horas, según temporada. Más información sobre el tren, recorrido y horarios en http://turismomadrid.es/es/agenda/agenda-ocio/12324-tren-de-felipe-ii-2019.html y  www.trendefelipeii.com.

Estos singulares trenes, tanto por su diseño como por sus actividades turísticas y didácticas, muestran el pasado y el presente del ferrocarril, el medio de transporte que, en el siglo XIX, inauguró la época moderna con la revolución de las comunicaciones. Si en ese momento se dirigían a una nueva era, ahora nos invitan a conocer mejor nuestro pasado.

Así, los viajeros podrán disfrutar de locomotoras históricas, coches con carrocería y asientos de madera, ventanas tipo guillotina y balconcillos en los extremos mientras contemplan  árboles, plantas, pájaros, geología y pueblos con historia. En definitiva, estos trenes invitan a conocer el maravilloso entorno patrimonial y natural que ofrece la Comunidad de Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *