El Hospital Gregorio Marañón de Madrid estrena una nueva Unidad de Oncohematología para Adolescentes

La Comunidad de Madrid ha puesto en marcha una nueva Unidad de Oncohematología de Adolescentes en el Hospital General Universitario Gregorio Marañón que se une a las que ya funcionan en el Hospital 12 de Octubre, Niño Jesús y La Paz y que hoy ha sido visitada por presidente regional en funciones, Ángel Garrido, acompañado por el consejero de Sanidad en funciones, Enrique Ruiz Escudero.

Esta unidad, que prestará atención personalizada a adolescentes con cáncer, cuenta con 460 metros cuadrados, en los que se encuentra un Hospital de Día, seis habitaciones, una sala de entretenimiento multimedia, un gimnasio, una sala para el descanso de los familiares de los pacientes, además de áreas médicas y de enfermería y una sala de reuniones.

El presidente de la Comunidad de Madrid en funciones ha recordado que este proyecto está enmarcado tanto en el Plan de Humanización de la Asistencia, que cuenta con una línea estratégica de atención oncológica, como en el Plan Integral de Atención Oncológica regional.

“La Comunidad de Madrid apuesta por ofrecer una atención de vanguardia a los pacientes con cáncer y a sus familias, no sólo en los aspectos clínicos, sino también al aspecto humano de la atención”, ha indicado. En este sentido ha recordado “que la lucha contra el cáncer a todos los niveles –prevención, tratamiento y seguimiento integral-, es una auténtica prioridad para la Comunidad de Madrid”.

Para la creación de esta unidad, el Hospital Gregorio Marañón, en colaboración con la Fundación Aladina, ha realizado una reforma integral del área, en la que se ha creado una sala de entretenimiento multimedia, dotada con equipos informáticos y consolas de videojuegos y otros juegos tradicionales, un gimnasio dotado con cinco máquinas de entrenamiento de alto rendimiento, y una sala para el descanso de los familiares de los pacientes.Todo ello atendido por un equipo médico multidisciplinar, cuyos espacios asistenciales comprenden dos despachos médicos, una sala de reuniones, sala de enfermería y una zona de recepción, todo totalmente remodelado.

Esta nueva Unidad de Oncohematología de Adolescentes ha contado con un presupuesto de 155.228 euros, que ha incluido la decoración de los pasillos, donde cabe destacar la originalidad de los paneles decorativos realizados por el artista Okuda San Miguel, creando ambientes singulares destinados a los adolescentes.

Cuatro unidades especializadas

Esta unidad forma parte del conjunto de cuatro unidades especializadas en oncología de adolescentes que está poniendo en marcha la Comunidad de Madrid en los hospitales de la red pública. La primera, la del Hospital 12 de Octubre, inició su actividad el pasado mes de febrero; le ha seguido la unidad del Niño Jesús, ya en funcionamiento junto a la del Gregorio Marañón y, finalmente se completará con otra en el Hospital La Paz.

Más de 7.700 consultas anuales

El Servicio de Oncohematología Pediátrica del Hospital General Universitario Gregorio Marañón realiza al año más de 7.700 consultas, 605 ingresos y solo en 2017 realizó 1.092 tratamientos en su Hospital de Día. Además, llegan cada año alrededor de 40 casos nuevos de cáncer, de los cuales el 25 % son adolescentes. Asimismo, se están desarrollando consultas de transición a adultos diversificadas por patologías.

Prueba de su gran especialización y abordaje de casos complejos es que el Hospital Gregorio Marañón es centro de referencia nacional para el tratamiento de eritropatología hereditaria en niños y también para el tratamiento de sarcomas y tumores musculo-esqueléticos. Además, sus profesionales participan actualmente en 24 proyectos de investigación y en 2017 publicaron 17 artículos científicos relacionados con el cáncer en niños y adolescentes.

El Hospital Gregorio Marañón, como en esta ocasión, apuesta por la humanización de la asistencia, y al igual que en la nueva unidad, la hospitalización pediátrica de Oncología se convirtió en una estación espacial, con habitaciones convertidas en módulos lunares, cromoterapia, consolas y proyectores de películas y juegos para hacer más llevadera la estancia hospitalaria a los niños con cáncer.

Normalmente, las unidades de oncología infantil y de adultos no están preparadas específicamente para acoger las necesidades especiales del adolescente. El diagnóstico de cáncer en el adolescente tiene mayor impacto que durante la infancia o la edad adulta por la mayor vulnerabilidad psicológica del paciente, que tiene capacidad para comprender la seriedad del diagnóstico pero se encuentra todavía en un período de desarrollo y maduración personal.

Por eso, la principal diferencia en el manejo de la patología oncológica del adolescente y adulto joven es la necesidad de una atención psicosocial específica para este grupo de edad. Disponer de un lugar diferenciado mejorará la calidad de vida de estos pacientes durante el tratamiento.

El tratamiento en unidades especializadas de oncología para adolescentes y adultos jóvenes puede ayudar a estos pacientes a recibir una información adecuada a su edad, a poder compartir sus experiencias, temores y preguntas, con otros pacientes de su misma edad. Esta nueva Unidad se convierte en un escenario en el que serán acogidos y comprendidos, con un equipo multidisciplinar entrenado en el tratamiento de estos pacientes, un material adecuado a la edad y un entorno propicio para el desarrollo de una relación de confianza médico-paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *