La AV de Las Letras solicita al Ayuntamiento de Madrid la clausura “inmediata” de 250 viviendas turísticas

  • Lo ha solicitado esta mañana ante el Área de Desarrollo Urbano Sostenible del Ayuntamiento de Madrid.
  • Se trata de ocho edificios y siete alojamientos dispersos situados en Sol y Cortes, en calles como Carretas, Ventura de la Vega, Huertas o Príncipe.
  • El uso turístico de las viviendas denunciadas, que está generando graves problemas de convivencia en el vecindario, vulnera hasta 5 artículos de las Normas Urbanísticas del PGOUM. Suponen solo el 25% de las existentes en el barrio.
  • La entidad vecinal y la FRAVM, que acaba de presentar alegaciones a la modificación del Decreto 79/2014, acusa al Gobierno regional de permitir el crecimiento descontrolado de este tipo de alojamientos.



“Cansada de ver como se agudiza el problema ante la inacción de nuestros gobernantes” -la Asociación Vecinal Sol y Barrio de Las Letras ha pasado de la queja pública a la denuncia administrativa. Hoy, 26 de julio, ha presentado en el Ayuntamiento de Madrid una serie de solicitudes de incoación de expedientes de disciplina urbanística contra siete edificios de apartamentos turísticos y siete viviendas de uso turístico dispersas en otros bloques del barrio. En total, el número apartamentos denunciados se eleva a 208, a los que hay que sumar otros 42 (de la calle Príncipe) de una denuncia previa.

“Debido a las graves molestias que su actividad lucrativa genera en la vecindad y ante el incumplimiento de diversos preceptos normativos”, la entidad demanda a la Dirección General de Control de la Edificación la suspensión cautelar de todos ellos, es decir, su clausura como establecimientos de hospedaje.

El colectivo vecinal, muy alarmado “por un conflicto que se extiende como una balsa de aceite en el interior de la almendra central de la capital”, calcula que a día de hoy el 90% de los edificios del barrio de Las Letras (10.000 habitantes) alberga al menos una vivienda turística.



Además, tiene localizados 30 edificios dedicados en exclusiva o con un porcentaje superior al 85% de sus viviendas a este tipo de uso comercial. Hoy denuncia siete de ellos, que se encuentran en las calles Carretas, Ventura de la Vega, Huertas, Jesús, Costanilla de los Desamparados, Santa María y Núñez de Arce. A estos hay que añadir el edificio situado en el número 15 de la calle Príncipe, que fue denunciado con anterioridad.

En total, 250 pisos, “que solo representan el 25% de las viviendas turísticas que tenemos en el barrio”, asegura Víctor Rey, presidente de la asociación vecinal denunciante. Detrás de ellos se encuentran iniciativas empresariales como Madrid to let Puerta del Sol, Apartamentos DS Madrid, Apartamentos Huertas, Prado Apartamentos o SmartRentals Atocha, muy enfocados al turismo de origen extranjero.

Según consta en el escrito dirigido al área que dirige José Manuel Calvo, la empresa MUCOR, SL, propietaria de los 42 pisos del número 15 de la calle Príncipe, ubicados en las plantas primera y segunda, ha transformado su uso residencial a su “actual actividad terciaria de hospedaje en su categoría de uso turístico, convirtiéndolos en una suerte de hostal irregular carente de control. La sociedad ejecutó este cambio en 2014 sin solicitar siquiera la preceptiva licencia municipal, y desde entonces los vecinos y vecinas del resto de plantas se ven obligados a soportar un trasiego continuo de turistas con sus maletas y, a menudo, comportamientos incívicos y molestos. Una situación que padecen de igual manera los vecinos de los otros edificios denunciados”, denuncian.



A tenor de la entidad vecinal, MUCOR no solo carece de licencia para ejercer esta “actividad hotelera”, sino que “incumple además 5 artículos de las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid de 1997. El primero, el 8.1.30, ya que carece de acceso independiente a la calle Príncipe. También incumple la obligación de mantener al menos un 50% de la superficie construida del inmueble a uso residencial y la de “restituir el patio de manzana en las actuaciones de cambio e intensificación de usos”. De la misma forma, vulnera los artículos 8.1.6 sobre los límites derivados de la intensificación de usos y el aumento del aforo y el 8.1.16 relativo a la altura mínima libre de pisos, debido al uso de las entreplantas”.

Estos hechos, tal y como manifiesta en la denuncia uno de los afectados, Luis García Fernández, que además es vicepresidente de la asociación vecinal, “impiden el ejercicio del derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada, recogido en el artículo 47 de la Constitución Española. Es obvio que ese derecho se ve resentido si a diario ha de soportar llamadas al telefonillo a altas horas de la madrugada, juergas nocturnas o un constante ir y venir de trolleys por pasillos, escaleras y ascensores”.
.
El pasado 13 de julio, la Asociación Vecinal de Sol y Barrios de Las Letras inició una campaña de denuncia y sensibilización en el barrio contra este tipo de actuaciones “incívicas”. Además de recoger firmas e informar a pie de calle sobre los derechos que tienen los vecinos y vecinas, el colectivo ha editado diversos carteles en inglés y en francés dirigidos a los turistas que visitan el barrio. “No estamos en contra del turismo; se trata de ordenarlo, de hacerlo compatible con los derechos de la vecindad, y de que todas seamos conscientes de lo que nos estamos jugando con esto: la desaparición de nuestros barrios para dar paso a un gigantesco parque temático”, subraya el vicepresidente del colectivo vecinal.



Inacción de la Comunidad de Madrid
Hace unos días, la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), recogiendo las aportaciones de entidades federadas como la del barrio de Las Letras, registró en la Comunidad de Madrid un escrito de alegaciones al borrador de modificación del decreto que regula los apartamentos turísticos hecho público por el Gobierno regional. Se pueden ver estas alegaciones y propuestas en el siguiente enlace.

En última instancia, la Comunidad de Madrid aparece como “la administración responsable de la proliferación descontrolada de las viviendas de uso turístico, dadas sus competencias en la materia”. En los próximos días la Asociación Vecinal de Sol y Barrio de Las Letras remitirá a los responsables autonómicos numerosos ejemplos de pisos del barrio que, sin autorización alguna, son empleados como alojamientos turísticos.



Se trata de viviendas diferentes a las 250 denunciadas hoy, que sí cuentan con permiso de la Comunidad de Madrid. “Hasta el momento, el Gobierno regional no ha hecho frente de una manera realista y seria a este grave problema y las modificaciones al decreto que las regula han llegado tarde y mal. Y lo que es peor, no solo no van a solucionar el problema, sino que, por el contrario, ya lo están agravando”, sostiene Víctor Rey.

“Ojalá Cristina Cifuentes haya decidido no irse de vacaciones para afrontar como es debido esta asignatura pendiente”, concluye el presidente de la entidad vecinal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *