“El desempleo se reduce a costa de la temporalidad en la Comunidad de Madrid”, denuncia CCOO

Conocidos los datos de paro correspondientes al mes de junio, el sindicato CCOO expresa su preocupación porque “aunque el desempleo desciende en la Región, lo hace a un ritmo inferior al del conjunto del Estado”. De los contratos firmados este mes, el 86% fueron temporales.




La Comunidad de Madrid registró en junio 379.808 personas desempleadas, lo que supone un descenso de 7.735 desempleados (-2%) respecto al mes anterior. Junio es un mes con un buen comportamiento en materia de empleo y Madrid ha seguido la misma tendencia que a nivel nacional, que ha registrado 98.317 parados menos (-2,84%). En un año, el desempleo se ha reducido en Madrid en 45.732 personas (-10,75%).

Este dato positivo de desempleo tiene, sin embargo, para CCOO de Madrid, elementos de preocupación y “no nos puede desviar del hecho de que el desempleo y las situaciones de vulnerabilidad económica siguen siendo el principal problema de nuestra Comunidad y deben ser el objetivo prioritario de las administraciones”.

“El paro aún sigue siendo elevado, muy por encima de las cifras anteriores a la crisis y debe reducirse a un ritmo mayor. De hecho en Madrid el desempleo está bajando algo más despacio que en el conjunto de España y desciende a un ritmo cada vez más lento”, denuncian.

La bajada del desempleo, mes a mes, afecta más a los hombres, por lo que la brecha entre hombres y mujeres crece. De los 7.735 desempleados menos que registraron las oficinas madrileñas en junio, solo 974 fueron mujeres. De nuevo, este mes, el peso de las mujeres entre los desempleados crece otro punto más, situándose en el 57,5% de las personas desempleadas inscritas, frente al 42,5% de los hombres.

El paro de larga duración es un problema que se cronifica. Más del 40% de los desempleados madrileños (según datos del mes anterior) tienen más de un año de antigüedad en el desempleo, y de estos, es muy significativo el dato de los desempleados con más de cuatro años de antigüedad (casi el 15%), “que se encuentra en una situación de cronificación de la que resulta muy difícil salir”, explican.




El resultado, junto con las dificultades para acceder a las prestaciones, es que cada vez son menos los desempleados con derecho a protección. Los 180.137 desempleados perceptores de algún tipo de prestación en el mes de abril volvieron a bajar a 177.005 en mayo. De ellos los que reciben una prestación contributiva suponen 98.621. El resto reciben subsidios de menor cuantía.

En cuanto al empleo que se crea es inestable por lo que no se puede pensar que la bajada de las cifras de desempleo tengan un carácter de recuperación permanente. Al contrario, el empleo creado está muy ligado a la estacionalidad y la contratación temporal, que alcanza casi el 86% de los contratos firmados, y de estos la mitad son en la Región de duración inferior a seis días (según datos del mes anterior).

Para CCOO, “esta situación es muy grave desde el punto de vista de los trabajadores, ya que la inestabilidad va ligada a inseguridad y a la vulnerabilidad, pero también para el modelo productivo madrileño, ya que la corta duración de los contratos impide la formación de los trabajadores y el desarrollo y la mejora de la calidad de las empresas y está ligado a los sectores de más bajo valor añadido. En el mes de junio el sector que tuvo un mejor comportamiento en materia de empleo volvió a ser el sector servicios, de nuevo ligado en este mes a las actividades de hostelería y comercio. De los 7.735 desempleados que dejaron las listas del paro, 5.300 fueron desempleados del sector servicios”.




Por esto razón, aunque la contratación alcanza la cifra de 251.288 contratos en la Región, la más alta registrada en los meses de 2017, las afiliaciones a la Seguridad Social solo han crecido en 6.873 trabajadores, la más baja del año exceptuando enero.

Por colectivos, aunque el desempleo y la precariedad golpean a todos, son las mujeres las más perjudicadas. Y en cuanto a edad, los jóvenes consiguen contratos de trabajo en mayor medida, pero acceden menos a los trabajos estables, por lo que la temporalidad y la precariedad es el principal problema de este colectivo. De hecho, el desempleo se reduce mucho más despacio entre el grupo de los más jóvenes, lo de menos de 25 años. “En las personas mayores es la falta de oportunidades y la persistencia de la situación de desempleo la principal amenaza”, concluye CCOO.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *