Veintitrés barrios en once distritos de Madrid tendrán programas de dinamización vecinal en 2017

  • Ayuntamiento de Madrid y FRAVM renuevan el acuerdo que arrancó en 2004 con un nuevo convenio para el año en curso.
  • Once convenios firmados en trece años confirman el éxito de este programa de mediación vecinal en el territorio.
  • Este convenio es un ejemplo de Cooperación Público-Social, a través de la que el consistorio desarrolla proyectos con la sociedad articulada para dar respuesta a retos allá donde el sector público no llegue.




La Junta de Gobierno ha aprobado hoy, jueves 15 de junio, el convenio de subvención entre el Ayuntamiento de Madrid y la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM) para el desarrollo del Servicio de Dinamización Vecinal 2017, con una inversión de 864.456 euros, y que forma parte del Plan Estratégico de Subvenciones 2016-2018 del Área de Coordinación Territorial y Cooperación Público-Social.

Se trata del undécimo convenio desde 2004 que con este objeto ha sido firmado entre la corporación y la Federación vecinal. Nueve de ellos son previos a la llegada del actual equipo de Gobierno. Los buenos resultados obtenidos han llevado al Ayuntamiento de Madrid a ir renovando el acuerdo para prestar servicios de dinamización vecinal. El primero de ellos consistió en un programa piloto firmado en 2004, que tuvo su continuidad en un primer convenio anual en 2007 para 19 barrios de la capital. El de más envergadura llegaría un año más tarde, firmado por el entonces alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, que extendió su periodo de duración a cuatro años hasta 2011, y con una dotación económica de 3.368.819,39 euros. Posteriormente, se ha ido renovando anualmente hasta el aprobado hoy para 2017.




El objetivo general de estos convenios ha sido desde sus comienzos, hace ya trece años, apoyar a través del movimiento asociativo ya existente en cada barrio, la mediación vecinal e intercultural entre los vecinos y vecinas de Madrid. El Servicio de Dinamización Vecinal ha centrado sus actuaciones en fortalecer la capacidad transformadora y de superación de la comunidad de cada uno de los barrios en los que se ha actuado, en relación a la mejora de su calidad de vida y su entorno en los ámbitos sociales, de convivencia, ambiental, económico, deportivo y cultural.

Ejemplo de Cooperación Público-Social
La Dinamización Vecinal a través del trabajo conjunto con el asociacionismo de barrios y distritos da sentido a la Cooperación Público-Social que el actual Gobierno municipal está implementando, y para la que está elaborando una futura ordenanza: nuevos mecanismos para necesidades detectadas y no suficientemente cubiertas por el sector público, y para las que las iniciativas sociales son clave, ya que pueden dar respuesta a realidades que respondan a los retos y requerimientos de las sociedades actuales.

Las fórmulas bajo las que se articulará esta Cooperación Público-Social serán varias: proyectos conjuntos desarrollados entre el Gobierno municipal y entidades, como el aprobado hoy de Dinamización Vecinal con la FRAVM; apuestas de innovación social o inversiones vía presupuesto municipal en el llamado tercer sector.




Trece años de actividades de integración e interculturalidad
Desde 2004 han sido muchas y variadas las experiencias desarrolladas en el marco de este convenio de Dinamización Vecinal, como la promoción del Año Nuevo Chino en Usera; la intermediación con usuarios de un campo de acuavoley en el parque de San Isidro (Carabanchel) para hacer un uso corresponsable de este espacio mediante la promoción de la autorganización de sus usuarios; el proyecto Lengua y Cultura dirigido a fomentar la participación, el acceso a la formación y la integración de mujeres migrantes en Vicálvaro, Carabanchel y Usera; procesos de intervención comunitaria en espacios públicos con problemas de convivencia; Radio Tragineros, un programa realizado por personas con trastornos de salud mental en el distrito de Tetuán; el proyecto AEIOU de mediación y convivencia en centros educativos de Infantil y Primaria en los distritos de Fuencarral, Tetuán, Usera y Villaverde; el impulso de Parados en Movimiento de Ciudad Lineal para fomentar soluciones colectivas y generar redes de solidaridad y de apoyo mutuo entre personas desempleadas; el proyecto Interplazas de impulso de un uso cultural y comunitario de las plazas de Tirso de Molina, Lavapiés, Agustín Lara, Ministriles y de la calle Santa Fé, entre otras muchas.




El equipo de profesionales del Servicio consta de un coordinador/a general, un coordinador de servicio, un auxiliar administrativo y 22 dinamizadores vecinales que actuarán en los 23 barrios definidos para este convenio de 2017.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *