María Parajón y Ángel Casillas llevan al ciclismo base madrileño a la gloria en los Campeonatos de España

(Fotos: Federación Madrileña de Ciclismo)




La última jornada de los Campeonatos nacionales de ciclocross en Valencia dio más alegrías para Madrid, pero esta vez desde el ciclismo base y, en concreto, de los chicos de la Escuela de la UC San Sebastián de los Reyes. El sábado seis medallas adornaron el palmarés provisional de la Federación Madrileña gracias a las categorías máster. Ayer cayeron otras dos en cadetes, en una jornada, la tercera, que tradicionalmente no suele ser muy prolífica para los madrileños.

La mañana soleada del domingo comenzó con las féminas cadetes, que vieron su carrera retrasada a este horario tras anunciarse el viernes. María Parajón partía como favorita casi unánime tras venir de ganar la Copa de España. Asimismo, Nadia Lozano tenía opciones serias de pelear por las medallas, mientras que Mercedes Romero y Ania Horcajada postulaban por llegar lo más alto posible.

Y no defraudó una carrera vibrante, con la sansera corriendo con más sangre fría que nunca, guardando fuerzas y esperando a su momento. Por el camino iban cayendo rivales, como la balear Lucía Gómez y la gallega Aida González, por diversas circunstancias. Fue en el tramo de arena previo a la recta de meta, en la tercera vuelta, cuando María arrancó la moto y deshizo el grupo de cuatro en el que iba con la valenciana Bonillo, la vasca De Pablo y la macedana Saa.

Sólo De Pablo luchaba por seguir su estela, pero no pudo ya coger a nuestra campeona. Parajón entraba en meta en solitario ante el júbilo de su equipo, familia y seguidores. Asimismo, lograba el hito de ser la primera ciclista  con licencia madrileña en lograr el doblete Copa de España-Campeonato nacional.

La alegría pudo ser mayor si Nadia Lozano (4ª en meta) hubiera subido al cajón, y no estuvo lejos la argandeña. Fue remontando puestos y a falta de una vuelta se situaba quinta, a menos de cinco segundos del dúo Bonillo-Saa. Cuando la primera vio que Nadia se acercaba arrancó y desbarató las opciones de una Lozano que había gastado mucha artillería en la remontada. Por su parte Mercedes Romero (19ª) y Ania Horcajada (24º) rindieron dentro de lo previsto y ambas acabaron contentas con sus prestaciones.




Un inteligente Eguía le da la octava presea a Madrid

No se había asimilado aún el oro de María cuando los cadetes chicos entraron en acción, con las bazas de los sanseros Daniel Eguía y Ángel Casillas en el ramillete de aspirantes a las medallas. José Rebollo buscaría el top 15 mientras que Aarón Cordero y Daniel Criado intentar llegar lo más lejos posible. Se sabía que tanto Canal como Inguanzo eran a priori superiores y que debían buscar el error de ellos o, en su caso, el bronce. Y esa medalla fue la que cayó.

En la segunda vuelta se cumplió el guión del gallego y el cántabro yéndose por delante, mientras que Eguía y Casillas circulaban en el grupo numeroso perseguidor. Éste fue disgregándose en las dos siguientes vueltas, con Eguía marchándose a poco más de una vuelta en solitario tras soltar al vasco Míkel Orbea. Ya no pudo cerrar el hueco y el cadete del Sanse le daba otra medalla a la delegación madrileña, cerrando una temporada de lujo para él tras rendir a gran altura en Copa de Madrid y en Copa de España.

No hubiera habido diferencia si el bronce hubiera recaído en el haber de Ángel Casillas. El ´Pichi´ sufrió problemas con el cambio que le obligaron a remontar, con el consiguiente sobreesfuerzo que le impidió meterse en el corte final y pugnar con Eguía y Orbea por el bronce. Buen quinto puesto que no refleja la excelente campaña del sansero en las dos Copas antes citadas.




José Rebollo (26º) no pudo lograr el objetivo inicial de meterse entre los veinte primeros. Una salida complicada y un golpe recibido en los tablones le hicieron ir a remolque toda la carrera. Un puesto después de Rebollo arribó Aarón Cordero, que tuvo una buena actuación, incluso rodó por delante de su compañero, tirando ambos para ganar posiciones, y acabando contento de su rendimiento.

Además, Daniel Criado (42º) entraba en meta muy disgustado, tras irse al suelo, salírsele la cadena y romper el cambio en los metros iniciales. Sin embargo, le echó valor, fue valiente y acabó la carrera remontando nada menos que treinta puestos.

Cascales, el mejor de los juveniles

En la manga junior no hubo la misma suerte, pero tampocolos madrileños contaban con aspiraciones de medalla. Los seleccionados apenas han salido esta temporada a la Copa de España y lo lógico era salir a hacerlo lo mejor posible, con José Ángel Cascales como el más experimentado de los madrileños buscando un puesto entre los quince primeros. Por poco no se consiguió, ya que una mala salida le condenó a ir a contrapié el resto de la prueba. Un decimoctavo puesto que no empaña una gran temporada donde se adjudicó Copa de Madrid y campeonato regional.

Dos puestos más abajo terminaba Gabriel Ochando, que brilló dentro de sus posibilidades y llegó a rodar como el mejor de los nuestros durante varias vueltas. El sansero tuvo buenas sensaciones, circuló incluso con Cascales y peleó hasta un 20º lugar que le deja satisfecho y con el objetivo cumplido.

Mario Sampedro fue el siguiente en la clasificación, arribando 28º, quizá algo por debajo de lo esperado, pero dándolo todo como siempre el espigado pradeño. Tras él Pablo Serrano cumplía también con una carrera solvente, llegando incluso a estar cerca de Ochando y Cascales y en compañía de Sampedro, encontrándose bien durante toda la carrera.

No fue así para Raúl Bustillo, del que se esperaba que estuviera algo más adelante. Finalizó 37º, en un circuito que no le iba para nada, con continuas arrancadas que le impidieron coger un ritmo sostenido. Finalmente, Héctor Urbano terminaba 42º en su primera convocatoria con la madrileña para unos Campeonatos de España. El de Arroyomolinos cumplió aunque se vio condenado por una salida desafortunada y un circuito que no se adaptaba tampoco a sus condiciones.

Agridulces resultados de los elites Hernández y Cristóbal

La prueba reina tenía a priori tanto a Carlos Hernández como a José María Cristóbal con roles bastante definidos. El de Las Rozas postulaba por pelear incluso por alguna medalla, sobre todo tras salir en primera línea. Por su parte, el de Alpedrete no iba a dejar pasar la oportunidad de colarse en el top 15 si la salida fuera satisfactoria. Ninguna de ellas se cumplió pero sin desentonar ambos en ningún momento. Carlos Hernández realizó una salida espectacular, llegando a situarse segundo tras las primeras curvas. Cuando Ismael Esteban rompió la carrera el roceño se mantuvo firme en la pelea por el quinto puesto en un segundo grupo, hasta que una avería le sacó de dicha pugna. Un décimo puesto que no está mal, pero que no cumple con las expectativas que tenía Carlos antes de la salida.

Por su parte, Cristóbal finalizaba 21º, algo lejos de esa pretensión inicial. Tras una buena salida, esquivando la caída inicial, el biker alpedreteño postuló en un grupo perseguidor de seis que peleaba los puestos del 11º al 16º, hasta que una caída le retrasó, quedando en tierra de nadie. Sin embargo, las buenas sensaciones que tuvo dejan esa duda de saber a dónde podía haber llegado de no ser por dicho incidente.

Fuente: fmciclismo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *