CCOO califica de “insuficiente” la rebaja de tasas universitarias para el curso 2016/2017





La reducción de las tasas universitarias se situaría en un 5% para los estudios de Grado y un 10% para los estudios de Máster.

La Presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha anunciado a la finalización del Consejo de Gobierno de la Comunidad celebrado el martes 5 de julio el estudio realizado por dicho Consejo “Informe de Tasas Universitarias 2016/2017” que, valorado positivamente, deberá ser aprobado por el Consejo Universitario de la Comunidad y, posteriormente, por el propio Consejo de Gobierno de la Comunidad. Dicho Informe plantea una rebaja de un 5 % del coste de los precios públicos universitarios para el curso 2016/2017 en los estudios de Grado y de un 10 % en los de Máster. Estos porcentajes variarán en función del grado de experimentalidad de cada titulación.

Para CCOO “este anuncio no supone un cambio sustancial en la política universitaria de la Comunidad de Madrid. En este sentido, Madrid seguirá siendo, después de Cataluña, la Comunidad con las tasas universitarias más elevadas. Un curso completo asciende a 1.638 euros de media en primera matrícula en los estudios de Grado, frente a los 2.011 euros en Cataluña. Estos costes se incrementan exponencialmente en la segunda y sucesivas matrículas. En cuanto al Máster, un curso completo asciende a 3.510 euros de media en primera matrícula, sólo superado por Cataluña (3.952 euros).  En comparación, en Andalucía, un curso completo de Grado cuesta, de media, 757 euros mientras que el de Máster se sitúa en 1.714”.

CCOO denuncia que “la Comunidad de Madrid viene aplicando desde 2010 un cambio de modelo en el establecimiento de los precios de las matrículas para acercarlas al coste real de los estudios, lo que ha supuesto un encarecimiento insoportable para buena parte de la sociedad madrileña. Como consecuencia de esta política, en la Comunidad de Madrid, los precios del grado y el máster ha sufrido un incremento medio por encima del 85 % para el período 2010-2016”.

“La Comunidad cifra en 20 millones de euros el importe de la compensación que deberá aportar a las universidades públicas por esta pérdida de ingresos, sin aclarar si esta cantidad cubriría total o parcialmente el coste real que para las Universidades supondría aplicar este reducción en el importe de los precios públicos y, por lo tanto, en los ingresos de estas. Esta cuestión, que pudiera parecer meramente técnica, resulta relevante dentro del contexto de recorte permanente de los presupuestos de las Universidades madrileñas. Es pública la pretensión de la Comunidad de Madrid de que las reducciones en los precios públicos no sean sufragadas por sus presupuestos sino que recaigan directamente en los presupuestos de las Universidades, lo que cuestionaría gravemente su viabilidad presupuestaria. Mucho nos tememos que como en cursos anteriores, la compensación no será sobre el coste real, sino sobre la estimación a la baja que la Comunidad viene aplicando y que supone una disminución constante de los recursos presupuestarios a disposición de dichas universidades”, añaden desde el sindicato.

Por otra parte, “y a pesar de la afirmación de la Presidenta de la Comunidad de que esta medida representa un avance en las políticas sociales de la Comunidad, no podemos olvidar que han sido las políticas de dicha Comunidad las que incrementaron entre 2010 y 2015 hasta un 100 % el precio medio de los precios públicos universitarios y que en los hogares madrileños que han podido afrontar este incremento se  ha destinado hasta un 70 % más del presupuesto familiar a los estudios universitarios de sus hijos, con respecto al gasto en 2010. Otras muchas familias debieron renunciar por causas económicas a que sus hijos e hijas pudieran comenzar su formación universitaria”.

Igualmente, CCOO “entiende que estas supuestas políticas sociales que la Comunidad de Madrid afirma aplicar en la universidad tampoco afectan a otros ámbitos como sería la política de becas. El nuevo modelo de becas que la Comunidad anunció en el otoño de 2015 ha sido finalmente sustituido por un sistema de bolsas de ayuda canalizadas a través de convenios con las propias Universidades para complementar los sistemas propios que las Universidades han ido poniendo en marcha en estos tres últimos años ante el incremento de los precios públicos, el recorte de las becas y la falta de respuesta de la administración educativa. La idea es que estas ayudas sean gestionadas directamente por cada Universidad, mientras que la Comunidad de Madrid se desentiende del tema.

La dotación económica para las bolsas de ayuda ha sido de 1,5 millones de euros, distribuidos entre las universidades en función del número de alumnos y de otros criterios. No deja de ser significativo que las aportaciones de las propias universidades sean mayores que las que realiza ahora la Comunidad. Igualmente, debe señalarse que este dinero no supone una nueva aportación presupuestaria por parte de la Comunidad, sino que procede de la reducción en el importe de las becas de excelencia, que han pasado de 3.000 a 2.100 euros al pasar a vincularse estas al precio medio de la matrícula. Por lo tanto, es cuestionable la dimensión social de dichas medias, además de ser claramente insuficientes”.

Para CCOO “resulta imprescindible un plan integral en el ámbito de las Universidades Públicas madrileñas que contemple, entre otras actuaciones, las siguientes:

  1. Regresar a los parámetros de financiación marcados por los acuerdos pendientes de renovación entre la Comunidad de Madrid y las Universidades Públicas de la Comunidad de Madrid.
  2. Plantear de cara a los futuros Presupuestos Generales de la Comunidad de Madrid la recuperación de los niveles de financiación pública de aplicación en el ejercicio 2008, momento en el que la Consejería de Educación comenzó a aplicar minoraciones en las transferencias presupuestarias de ese mismo ejercicio, las cuales se han venido incrementando año tras año en los Presupuestos de la Comunidad.
  3. Supresión de la tasa de reposición del personal, que desde el año 2010 supone una pérdida permanente e insoportable de capital humano y de la inversión que se ha realizado en los últimos años para su formación, así como un claro obstáculo para garantizar un servicio público de calidad.
  4. La aplicación inmediata de los precios públicos en los niveles del curso 2009/2010 en todas y cada una de las modalidades de matrícula. Esta medida debe venir acompañada por un incremento tanto del número de becas como de la dotación de las mismas, cuyo importe medio se ha reducido en un 6,5 %. Lo contrario pone en riesgo la equidad y la igualdad de oportunidades.

Sólo con la aplicación de estas medidas, más allá de las medidas cosméticas aprobadas por la Comunidad de Madrid, se podrá garantizar un servicio público de enseñanza superior de calidad  y poner freno al riesgo de exclusión de los estudiantes de rentas bajas y medias, acentúa la desigualdad social y sustituye el mérito y el talento por la capacidad económica de las familias”, concluyen desde CCOO.

Deja un comentario