Los hombres madrileños reciclan más que las mujeres y los que tienen pareja más que los solteros

  • El estudio refleja que el hábito de reciclar se ha asentado en casi un 70% de los hogares españoles, que cuentan con una media 4 cubos para llevar a cabo esta labor.
  • La ciudadanía demuestra su compromiso con el reciclaje de envases, con un 15,7 kg depositados en el contenedor amarillo (envases de plástico, latas y briks) y 18,1 kg en el contenedor azul (envases de papel y cartón) durante 2018.

La ciudadanía española demuestra, año tras año, que su compromiso con el reciclaje no para de crecer. Según los datos de 2018 el 79,8% de los individuos (lo que se traduce en más de 37 millones de personas) declara disponer de un espacio en su casa para depositar los envases en el cubo amarillo.

Así se desprende del último “Estudio de hábitos de reciclaje” elaborado por el Instituto Apolda para Ecoembes, la organización medioambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España, realizado a una muestra de 10.000 personas repartidas de manera proporcional a nivel regional.

Concretamente en la Comunidad de Madrid, un 91,1% de los hombres (79,7% a nivel nacional) reciclan frente al 86,7% de las mujeres madrileñas (79,9% a nivel nacional) que están comprometidadas con el reciclaje.

Respecto a la franja de edad, son las personas madrileñas entre 35 y 54 años las que declaran ser más recicladoras (el 92,5%) y poseer en sus casas distintos cubos para la separación de residuos, y uno de ello dedicado al contenedor amarillo. Les siguen de cerca los de 55 años o más (el 88,6%) y los de entre 25 y 34 años (el 77,6%).

Se destaca también del estudio que el 88,7% de los madrileños tienen en sus casas un espacio para depositar los residuos en el cubo amarillo. La media de cubos para reciclar envases en los hogares madrileños es de 3,2, cifra que ha aumentado respecto al año anterior.

En la Comunidad de Madrid, las personas con pareja estable son el grupo social más concienciado con el reciclaje (el 93,8%) frente a las personas solteras (el 91,9%) y las divorciadas con un (el 91,1%).

El 83,8% de los madrileños encuestados afirma que tira siempre las botellas, botes o garrafas de plástico al contenedor amarillo, el 80,1% lo hace con los briks, el 73,6% con las tarrinas o vasos de yogurt de plástico, el 72,9% tira las bolsas, envoltorios y papel film de plástico al amarillo, el 43,0% las tapas metálicas de frascos y el 47,4% tira y asocia los aerosoles con el cubo amarillo.

El informe detalla también aquellos motivos por los que la ciudadanía madrileña se siente más o menos propensa a reciclar correctamente los residuos generados en el hogar. De este modo, los recicladores afirman que se trata de una labor importante “aunque no todo el mundo lo haga” y que “reciclar bien los envases es motivo de orgullo como ciudadano”.

Por otro lado, los que sienten mayor freno a la hora de realizar esta labor declaran que se debe a que en su zona no disponen de contenedor amarillo, que el contenedor amarillo le queda lejos o que no disponen de espacio suficiente en sus hogares para distintos cubos.

A nivel nacional, los resultados del estudio concluyen que la sociedad española cada vez tiene menos dudas a la hora de depositar los residuos en el contenedor adecuado. Así, el 76,5% afirma asociar y tirar siempre en el contenedor amarillo las botellas, botes o garrafas de plástico y el 68,6% en el caso de los briks.

Las latas de bebidas (60,6%) y de conservas (55,9%) son otros de los envases que más se relacionan y depositan en este contenedor. Por su parte, los aerosoles (36,8%) y las tapas metálicas de los frascos (39,2%) son los que menos se asocian con el contenedor amarillo y, por tanto, los que menos se reciclan. Aun así, estos porcentajes presentan mejoras respecto al estudio anterior.

Y entre todos los perfiles, los que más reciclan son los divorciados. En concreto, un 88,7% de las personas divorciadas asegura tener en sus hogares más de un espacio en casa para separar y tirar los residuos, y uno de ellos destinado al contenedor amarillo. A los divorciados les siguen desde muy cerca los casados y las personas con pareja estable, quienes afirman reciclar un 81,5% y un 80,2% respectivamente. A la cola se encuentran los viudos, entre los que un 76,5% afirma reciclar en sus hogares.

Respecto a la franja de edad, aunque se pueda pensar que los jóvenes son los más concienciados en materia de cuidado medioambiental, son las personas entre 35 y 54 años las que declaran ser más recicladoras (82%) y poseer en sus casas distintos cubos para la separación de residuos, y uno de ello dedicado al contenedor amarillo.

Mientras, los jóvenes entre 16 y 34 años se encuentran unos puntos por debajo con un 73,8% de recicladores habituales. Si bien, ambos han experimentado un aumento respecto al “Estudio de Hábitos de reciclaje” del año anterior, cuando los porcentajes se situaban en un 76,9% y 66,7% respectivamente.

Si se tiene en cuenta el género, la igualdad prima. Tanto mujeres como hombres aseguran ser recicladoras en sus hogares y los porcentajes apenas varían: un 79,9% en el caso de las mujeres y un 79,7% en el caso de los hombres. No obstante, si se tienen en cuenta los datos del estudio anterior, son los hombres los que han experimentado mayor alza (8,8 puntos) frente a las mujeres (5,7 puntos).

Los resultados del estudio señalan que existe una fuerte conciencia social en relación con la separación de residuos. Así, de media, en los hogares españoles se encuentran 4 cubos para llevar a cabo esta labor. Por Comunidades, son los habitantes de Navarra los que declaran ser más recicladores (92,5%), seguidos de La Rioja (92,5%) y Euskadi (90,2%). A la cola se sitúan los habitantes de Ceuta y Melilla (36,1%), Castilla y León (63,1%) y Canarias (66,9%).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *