Robo de película: atraca una gasolinera en Vallecas, intentar atropellar a varios policías y huye marcha atrás por la M-30

Al ladrón, un hombre de 42 años, se le imputan delitos de robo con fuerza, atentado a la autoridad, daños y contra la seguridad vial.

Un hombre de 42 años ha sido detenido esta madrugada de domingo, 7 de octubre, acusado de robar en una gasolinera de Puente de Vallecas, robar a una mujer su coche amenazándola con una navaja y huir a toda velocidad por la carretera A-3, intentando atropellar en el camino a varios agentes de la Policía Nacional. Posteriormente, y trás una persecución a gran velocidad, acabó en la M-30, huyendo marcha atrás de una patrulla de la Policía Municipal.

Los hechos ocurrieron sobre las 4 de la madrugada, cuando el presunto autor de los delitos, robó en una gasolinera de la M-40 situada en el distrito madrileño de Puente de Vallecas, tras lo cual robó a punta de navaja el coche de una mujer que se encontraba en la estación de servicio. A continuación, huyó por la autovía a toda velocidad.

Su camino le llevó hasta la Cañada Real, donde fue localizado por una patrulla de la Policía Nacional. Una vez alli, los agentes le dieron el alto, y fue cuando el delincuente intentó atropellarles e inició de nuevo la huida a gran velocidad. Los polícias se lanzaron contra el suelo para evitar ser atropellados y solicitaron refuerzos a través de su emisora central.

De esta manera, se inició una persecución a gran velocidad por la A-3, llegándose a alcanzar los 160 km/h. Tras llevar a cabo varias maniobras temerarias y embestir a uno de los vehículos policiales que lo perseguían, logró dejarles atrás.

Kilómetros más adelante, agentes de la Policía Municipal de Madrid que llevaban a cabo un control de alcoholemia dieron el alto al fugitivo, tras lo cual este volvió a emprender la huída introduciéndose en una calle en dirección prohibida y haciendo frenar a los vehículos que circulaban por la misma para evitar la colisión. Accedió de nuevo a la M-30, donde se topó con otra patrulla de la Policía Municipal de Madrid, y detuvo el vehículo y dio marcha atrás a gran velocidad.

Durante la persecución, el delincuente apagó las luces del vehículo para confundir a los policías, atravesó a toda velocidad varios semáforos en rojo e hizo maniobras bastante peligrosas. Finalmente, perdió el control del coche y se empotró contra una valla. Allí, comenzó la huida a pie, pero fue detenido por los agentes de la Policía Municipal de Madrid.

El ladrón, al que se le requisó una navaja de grandes dimensiones, fue detenido y trasladado a dependencias de la Policía Municipal y se le imputan delitos de robo con fuerza, atentado a la autoridad, daños y contra la seguridad vial. Conducía además sin carnet de conducir, ya que este le había sido retirado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *