Jugando a confiar en la suerte (de los demás)

por Cristina Pérez, Coordinadora Territorial y Portavoz de UPYD en la Comunidad de Madrid.

Otra tragedia en un gran evento, y otra vez manifiestamente ocurrida por motivos de seguridad. Otra tragedia en un gran evento que se podría haber evitado.



Cuando hablamos de prevención de riesgos laborales y cumplimiento de medidas de seguridad en España, mucha gente tiene la percepción de que se trata de un mero trámite burocrático, engorroso, costoso, que hace perder el tiempo a empresas y trabajadores con planes, cursos y acciones a realizar. Pero nos damos cuenta del déficit cultural en la materia cuando ocurren tragedias como el Madrid Arena o el reciente accidente en MadCool. Es necesario prevenir, de eso no cabe duda, pero deben establecerse unas obligaciones estrictas no solo para empresas y trabajadores, sino también para las administraciones en su papel de vigilancia del cumplimiento.

Envidio aquellos países europeos en los que hay una base cultural y una preocupación por la seguridad en el trabajo, en los eventos e incluso en los hogares. ¿Que hubiera sucedido si un técnico del Ayuntamiento o la Comunidad de Madrid hubiera hecho una inspección previa?



Me atreveré a decir que existen casos en los que la falta de prevención y seguridad se debe a manifiestos casos de corrupción política, en la que técnicos, responsables municipales y empresarios tienen acuerdos económicos sumergidos que paralizan las buenas prácticas en la materia, puesto que invertir reduce el margen de beneficio y no cumplir con las medidas de seguridad sanciones desorbitadas, que son evitables con un simple favor. Está lacra social debe solucionarse; para ello, además de la decencia política que deberían tener los gobiernos municipales y autonómicos, debe haber implicación de las administraciones, y esto antes nuestra sociedad vacía de principios debería arreglarse con imposiciones legales y controles exhaustivos a todas las partes, si es necesario desde el gobierno de la nación o incluso desde Europa.

En el caso de MadCool como en otras ocasiones, ocurren una serie de catastróficas desdichas y anejas una serie de excusas que no tienen razón de ser para eludir la responsabilidad de quienes priman intereses económicos por encima de las vidas humanas. Me pregunto, si debido a la tromba de agua pude haber daños en el material, o por ello no se han podido hacer los ensayos y pruebas de seguridad, ¿por qué se sigue adelante? ¿es conveniente jugar con la estadística y la probabilidad de los accidentes por motivos económicos? ¿se podría haber evitado cumpliendo el plan de coordinación de prevención? Y voy más allá, ¿si hubiera un técnico de la autoridad competente con capacidad de paralizar y sancionar hubiera continuado el espectáculo?



Desde UPYD se ha puesto mucho hincapié a la seguridad, y por ello se abrió una investigación en el año 2012 para comprobar lo ocurrido en el Madrid Arena, que fue un cúmulo de despropósitos, desidia, dejadez, corrupción… y seguiremos apostando por que se cumpla responsablemente la ley y se determinen las responsabilidades de las partes (públicas y privadas), sobre todo, porque bajo ningún concepto debe ser el precio a pagar la vida de un madrileño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *