CSIF pide una investigación por el accidente de la máquina barredora que cayó ayer a las vías en Madrid

CSIF denunció el pasado mes de junio, en una reunión con el Ayuntamiento de Madrid, el mal estado de los vehículos de limpieza de la capital.



La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, va a remitir en el día de hoy un escrito a la Inspección de Trabajo pidiendo una investigación exhaustiva del accidente ocurrido ayer en las inmediaciones del Parque Juan Carlos I de Madrid, cuando una máquina barredora del Lote 4 (OHL-Ascan) de limpieza del Ayuntamiento de Madrid cayó a las vías del tren sin que se conozcan aún los motivos. Dos trabajadores se encuentran ingresados en los hospitales de La Paz y Doce de Octubre con pronóstico muy grave y grave, respectivamente.

El sindicato CSIF “lleva tiempo advirtiendo del mal estado de los vehículos con los que tienen que trabajar los operarios de limpieza de la capital. Así lo ha hecho en diferentes reuniones con los distintos grupos políticos de la capital y con el Ayuntamiento”. Precisamente, el pasado 23 de junio una delegación de este sindicato mantuvo un encuentro en el Palacio de Cibeles con el coordinador general de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, José Antonio Díaz Lázaro-Carrasco, para exponerle los distintos problemas “que sufren estos trabajadores en su día a día sin que se pongan soluciones ni por las empresas ni por el Consistorio”.



En esta reunión, CSIF hizo especial hincapié en “el mal estado de los medios materiales (maquinaria, vehículos) con los que tienen que trabajar a diario estos empleados de las diferentes concesionarias”. Así, expuso al Ayuntamiento de Madrid las dificultades para trabajar por culpa de unos medios que, en la mayoría de los casos, “están obsoletos, con vehículos a los que, literalmente, se les caen las puertas”.

En el caso del vehículo que sufrió el accidente ayer, se trata de una barredora cuyo peso oscila entre los 4.500 y los 6.500 kilos y que tiene más de diez años de antigüedad, ya que fueron compradas entre 2003 y 2005. El delegado de CSIF en OHL-Ascan —concesionaria a la que pertenecen los dos trabajadores accidentados—, Pedro Pablo Muñoz, asegura que tanto estos vehículos como otros de otro tipo que también utilizan para las labores de limpieza carecen de mantenimiento. “Únicamente, si se averían, se arreglan y punto. Pero no pasan revisiones. Y esto ya lo pusimos en conocimiento del Ayuntamiento: son máquinas no aptas ni para los trabajadores, ni para la ciudadanía”, afirma.



Las barredoras son unos vehículos pesados, pese a su pequeño tamaño, que cuando llevan tiempo trabajando en pendiente su freno se fatiga. Por eso, CSIF va a pedir a la Inspección de Trabajo que investigue todas las circunstancias asociadas al accidente y, en especial, que valore si el estado del vehículo era el idóneo para realizar trabajos de limpieza.

Según Pedro Pablo Muñoz, los lotes que registran más problemas por maquinaria obsoleta son los números 2 (Chamartín, Salamanca, Retiro y Arganzuela), 3 (Fuencarral-El Pardo, Moncloa-Aravaca Latina) -ambos de Valoriza- y 4 (Hortaleza, Barajas, Ciudad Lineal, San Blas-Canillejas) -OHL-Ascan-, y en menor medida el 1 (Centro) -Ferrovial-. En la reunión del pasado 23 de junio, el Ayuntamiento de Madrid se comprometió con CSIF a exigir mejoras a las empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *