La Policía de Madrid se fija el objetivo de reducir las víctimas mortales de accidentes de tráfico en un 30%

La Policía Municipal de Madrid elaborará la cartografía de los enclaves de concentración de accidentes (ECA) en los que existe una mayor siniestralidad, realizando un análisis de sus posibles causas.



El Plan de Seguridad Vial 2012-2020 en consonancia con la Orientación Política Europea sobre Seguridad Vial persigue como objetivo principal la reducción drástica de víctimas mortales.

En la ciudad de Madrid no existen puntos negros, sí que hay lugares en los que existe una mayor concentración de accidentes, considerando como tales aquellas intersecciones y tramos longitudinales iguales o inferiores a los doscientos metros de vías en las que se tenga constancia de la reiteración de tres o más accidentes de circulación de cualquier tipo a lo largo de tres años.

A partir de los datos estadísticos la Unidad de Atestados de Tráfico confecciona un informe en el que se describen las particularidades concretas de los viales y los principales factores de riesgo, siendo remitidos a la Unidad de Análisis Vial y Urbano y a las Unidades Integrales de Distrito donde se encuentran localizados los ECA con el objeto de comprobar in situ la posibilidad de mejorar la ordenación y regulación del tráfico en estos enclaves, realizando propuestas de modificación en materia de ordenación y regulación viaria.



La Unidad de Análisis Vial y Urbano revisará cada uno de los ECA siguiendo las siguientes pautas: analizar y determinar las causas que provocan estos accidentes, identificar las coincidencias que alerten de un factor de riesgo, elaboración de una ficha única y personalizada para cada ECA, recepcionar los estudios de campo donde se reseñará la ordenación viaria, la regulación semafórica y la movilidad en torno a los factores de riesgo.

Estas líneas estratégicas persiguen la reducción de accidentes con víctimas, teniendo como objetivo reducir el número de peatones fallecidos y la tasa de víctimas por 1000 habitantes en un 30 %, en consonancia con la propuesta de la Unión Europea y del Estado, analizando y estudiando la siniestralidad de los colectivos más vulnerables: menores, jóvenes, mayores, peatones y usuarios de vehículos de dos ruedas, tratando de eliminar las conductas que pongan en riesgo la seguridad vial.

Además se prestará especial atención a la reducción de siniestralidad asociada al consumo de alcohol y drogas, aumentando el número de controles en un 4 por ciento.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *